martes, 11 de abril de 2017

JAMES ARMSTRONG Viernes 21/04/2017

























Siguiendo con la propuesta de blues de la asociación Bocanegra, que está consolidando la sede de Valles como una de las salas de referencia en Asturias para este género, en abril recibimos la visita del estadounidense James Amstrong.  Bluesman vocacional y joven promesa de la guitarra a la que una mala jugada casi retira de la circulación hace ya veinte años inutilizando su brazo izquierdo, supo salir adelante, supongo que con un esfuerzo y una tenacidad extraordinarias, y ha conseguido mantenerse en el circuito nacional e internacional, derrochando entrega y pasión allí por donde pasa, a pesar de que su brazo nunca volvió a ser el mismo.
Para esta gira española, el artista eligió formato cuarteto, presentándose acompañado de bajo, batería y teclados. Un espectáculo bluesero que giraba en torno al protagonismo de la voz -de un timbre y expresión muy hendriana- y la guitarra, perfectamente articuladas la una con la otra, dos formas de expresión del mismo corazón. Y alrededor, una banda sólida que arropaba y respondía al solista, con buen oficio y entendimiento. Con la satisfacción de los que han superado lo peor y pueden contarlo, el músico disfrutó en el escenario, lanzando oleadas de buen rollo a diestro y siniestro. Su entusiasmo cantando y tocando la guitarra, sus ganas contagiosas de pasarlo bien y su complicidad se extendieron rápidamente al público llegado a Valles básicamente para lo mismo, que se dejó conquistar.
El repertorio incluyó temas propios grabados a lo largo de toda su carrera, incluyendo el último ‘Guitar Angels’, que presentó y vendió luego a tutiplén entre un público agradecido. Entre ellos, versiones de los grandes del blues -BBKing, Muddy Waters, A.Collins o Lee Hooker- a los que Amstrong daba siempre su tono personal, especialmente conmovedor y vibrante en sus solos, con esa forma especial de tocar. En la banda siempre a su servicio, destacó la elegancia del bajista, con una agraciada y profunda voz de bajo que destacó en algunos coros y un teclista ágil y caudaloso que derrochó energía en sofisticados acompañamientos y vertiginosos solos.
A diferencia de otros artistas, a Amstrong le gusta hablar sobre el escenario y allí fue presentándonos los temas con largas parrafadas. Con vehemencia y en inglés, dando por supuesto que allí éramos todos bilingües.  Por lo que fuimos entendiendo o parecido, nos habló de la ciudad de su niñez y el surf, de sus compañeros, de su país y de los temas que iba a tocar. Todo con mucho detalle y explicaciones. Nosotros decíamos que amén a todo y aplaudíamos, lo que se dice ‘siguiendo el rollo’. A mitad del concierto el tío anunció además que cumplía años ese día, y que no podría haberse imaginado un sitio mejor para celebrarlo. Palmas y vítores. Animadamente, incluyendo un largo paseo y solo guitarrero de Amstrong entre el público, fue pasando el concierto entre clásicos, alguna baladina más soulera y algún rythm’blues que completaron un listado legítimo del mejor blues de los últimos cuarenta años.
James Amstrong y su banda se despidieron agradeciendo al público una noche fantástica, y el público reclamó un bis que fue muy celebrado. Si el blues es sobre todo sentimiento, este hombre es puro blues. Junto a sus músicos, llenó Valles de feeling y demostró que el corazón supera a la técnica cuando se trata de conectar y seducir.

Conchi Gálvez

https://www.youtube.com/watch?v=SQ2tV1O7804

0 comentarios:

HEMEROTECA DE LOS CONCIERTOS Y ACTIVIDADES

DONDE ESTAMOS


ESCENARIO DE LA SEDE SOCIAL