miércoles, 7 de diciembre de 2016

LOS DELTONOS Sabado 17 diciembre 2016

Último concierto del año el ofrecido por los DelTonos en Valles, y cierre magnífico a lo que ha sido un año  en el que hemos disfrutado de una programación fantástica y cada vez más potente, hemos ampliado y mejorado la sede gracias al trabajo desinteresado de los socios, y hemos vivido también con pesar la muerte de nuestro socio y amigo Chema Fombona, que fue homenajeado en este concierto al cumplirse el cabo de año de su desaparición.
Llevábamos bastante tiempo detrás de los DelTonos, y por eso nos hizo ilusión poder finalmente cuadrar fechas y recibir en Valles  a una de las bandas más respetables y meritorias del circuito patrio, que celebran este 2016 su trigésimo aniversario y que demostraron sobre el terreno estar en plena forma. La trayectoria impecable de la banda y el calor que despierta entre sus fieles atrajo a numerosos seguidores que llenaron la sede de Valles de nuevas caras. Así, con un  público expectante, y animosa puntualidad, los músicos encabezados por Hendrik Rover iniciaron sobre las 23:15 un concierto  impecable, que gustó a todo el mundo –neófitos y fans añosos-.
El concierto  en Valles resultó todo un éxito, uniéndose a la participación de los oyentes el buen sonido en la sala, la actitud y entrega de los cuatro músicos y un repertorio perfecto para el directo, en el que se incluyeron temas de varios de los discos publicados por la banda en estos treinta años, desde el recientemente publicado ‘Salud’ hasta aquellos primeros ‘Tres hombres enfermos’ y ‘Bien, Mejor’. Los DelTonos, siempre liderados por el enigmático Hendrik Rover, son una apuesta segura en el escenario. Los miembros, a excepción del citado Rover, han ido cambiando desde los años ’80, y también el repertorio, que ha evolucionado, como el propio compositor, desde un rythm’ blues estimulantemente urgente a nuevos sonidos que unen el country, el folk americano y el  blues rock más severos y rotundos, pero igual de convincentes y con la misma y personal esencia deltoniana. El juego de guitarras entre Rover y Fernando Macaya resulta brillante y en el escenario pudimos observar la compenetración absoluta entre ambos, y su poderío guitarrero. Por detrás, el bajo seguro de Pablo Z. y la batería del último miembro incorporado a la banda, Javi Arias, daban a las guitarras un soporte  fantástico, sólido y luminoso. Y las letras en español, que muchos descubridores de los DelTonos esta misma noche agradecieron. Hora y media de concierto, bises incluidos, en los que no hubo momento para el aburrimiento, y en el que los cántabros demostraron tener cuerda para rato. Poco más se puede pedir a la banda, aunque quizá una mayor interacción con el público hubiese enfatizado un poco la emoción del momento, ya que en ocasiones los músicos parecían ensimismados y muy metidos en lo suyo. Sería concentración o espíritu montañés? Aún con la duda, el concierto lo califico de diez, lo pasamos bárbaro y esperamos repetir en nuevas ocasiones.
Como siempre, nos vemos en Valles amigos, pero eso será ya en el 2017. Félices prósperos para todos!

Conchi Gálvez 


viernes, 11 de noviembre de 2016

PALACE OF THE KING 19/Noviembre/2016

Sábado 19 de noviembre, 23:00hrs. Apertura de puertas 22:00 solo para socios, 22:30 para público en general.
Desde Melbourne, Australia, por favor dad la bienvenida a Palace of the King. 
Combinando grandes riffs con aún mejores grooves, POTK define el "heavy" en la palabra "heavy metal".
En sus primeros 2 EPs encontraréis algo de Deep Purple, Led Zeppelin, Black Sabbath y el sonido de guitarra sacado directamente del primer álbum de Rose Tattoo. Solo tenéis que añadir un poco de Guns and Roses y os encontraréis cara a cara con POTK.
La banda lanzó su primer disco la pasada primavera desde los estudios Listenable Records,  y por lo que hemos oído, os va a dejar sin aliento desde el primer momento.
Muchos de nosotros seguimos oyendo que el Rock and Roll está muerto pero Palace of the King nos va a quitar esa idea de la cabeza.





lunes, 24 de octubre de 2016

DOGHOUSE SAM & HIS MAGNATONES 29/10/2016

Gran éxito de los dos últimos y consecutivos conciertos disfrutados en Valles, protagonizados por dos bandas muy distintas en actitud y en repertorio que gustaron y dieron que hablar entre los aficionados asistentes. El primero de ellos fue el ofrecido por la potente Stace Collins y su banda,  llegados de la genuina Nashville, quienes lo dieron todo en un show vibrante y enérgico. Un repertorio mestizo, construido sobre una amalgama de temas  que incluían country, blues, rock en todas sus variaciones y combinaciones, escogido para el lucimiento de una Collins entregada por completo al escenario de principio a fin.  Cantante y armonicista apasionada, la líder se apoyaba en una banda sólida y bien armada, en la que todos – bajo, guitarra y batería- tuvieron su especial protagonismo y personal estilo. Más rockeros que folkies, los tres interpretaron algún tema con buena voz, y sostuvieron en todo momento un ritmo potente, cohesionado y vigoroso.  En el escenario, Stace se movía como un torbellino agitando al público que abarrotaba la sede, que enseguida se implicó en sus provocaciones y compartió su entusiasmo. Sin parar un momento, cantó tanto al más puro estilo country como acercándose al desgarro de las auténticas rockeras, y llenó el local del espíritu del blues dándole  bien a la armónica. Profesional y dominando el show sin un descuido, bajándose del escenario para  cantar entre el público o subirse a la barra al estilo más pigarresco, la diva supo vender lo suyo a la perfección, y los allí presentes lo agradecimos. A última hora, y por sorpresa, sus compañeros subieron una tarta de cumpleaños con velitas que Stace sopló pletórica y feliz. Cumplieron para acabar con un bis muy reclamado, tres temas encadenados que incluyeron versiones muy celebradas como el ‘Baby please don’t go’.
El sábado siguiente, todavía con el sabor a barbacoa del country rock en los labios, recibimos a los centroeuropeos ‘Doghouse Sam and his magnetones’, que llegaban precedidos de numerosos premios y reconocimientos en el ambiente del blues europeo. Tres músicos experimentados, un repertorio elegante -construido sobre los mimbres de los mejores años de rock y blues del pasado siglo- y un sonido reluciente son los ingredientes con los que el trio encabezado por Doghouse Sam se cocinan un directo victorioso. La banda se formó en 2012 tras años de impecable trayectoria de sus miembros en los mejores circuitos del rythmblues europeo, años de trabajo que les aportan  una tranquilidad y aplomo en el escenario muy de agradecer. Sin duda, el alma de esta formación es Wouter Celis, guitarrista de gran técnica, cantante y armonicista que bajo el nombre de ‘Doghouse Sam’ encabeza este muy interesante proyecto musical acompañado por el contrabajista Jack O’Rooney y el batería Frankie Gomez, elegido hace un par de años como el mejor baterista de los Países Bajos. El concierto fue hacia arriba de principio a fin. Temas elegantes que están recogidos en sus dos discos, compuestos por el carísmático Sam. Sonó también alguna versión, entre ellas una de su adorado Bo Didley. Fuerza y estilo en la guitarra y la voz la de este genial Sam, que tras su aspecto serio y prudente parecía crecerse por momentos y sacar de si  su lado más rebelde y salvaje, intenso y divertido también en las presentaciones de los temas. Sus compañeros, en una ejecución intachable, dieron alma a un concierto que nos cautivó y sedujo a quienes tuvimos la suerte de estar allí presentes. Queda el listón muy alto para próximos conciertos, este in crescendo programativo  de los de Valles no sabemos cómo va a terminar, pero intentaremos estar allí para no perdernos ni una nota de lo que vaya a llegar. Nos vemos por el puebín.
Conchi Gálvez


jueves, 13 de octubre de 2016

STACIE COLLINS sábado 22/octubre/2016

Gran éxito de los dos últimos y consecutivos conciertos disfrutados en Valles, protagonizados por dos bandas muy distintas en actitud y en repertorio que gustaron y dieron que hablar entre los aficionados asistentes. El primero de ellos fue el ofrecido por la potente Stace Collins y su banda,  llegados de la genuina Nashville, quienes lo dieron todo en un show vibrante y enérgico. Un repertorio mestizo, construido sobre una amalgama de temas  que incluían country, blues, rock en todas sus variaciones y combinaciones, escogido para el lucimiento de una Collins entregada por completo al escenario de principio a fin.  Cantante y armonicista apasionada, la líder se apoyaba en una banda sólida y bien armada, en la que todos – bajo, guitarra y batería- tuvieron su especial protagonismo y personal estilo. Más rockeros que folkies, los tres interpretaron algún tema con buena voz, y sostuvieron en todo momento un ritmo potente, cohesionado y vigoroso.  En el escenario, Stace se movía como un torbellino agitando al público que abarrotaba la sede, que enseguida se implicó en sus provocaciones y compartió su entusiasmo. Sin parar un momento, cantó tanto al más puro estilo country como acercándose al desgarro de las auténticas rockeras, y llenó el local del espíritu del blues dándole  bien a la armónica. Profesional y dominando el show sin un descuido, bajándose del escenario para  cantar entre el público o subirse a la barra al estilo más pigarresco, la diva supo vender lo suyo a la perfección, y los allí presentes lo agradecimos. A última hora, y por sorpresa, sus compañeros subieron una tarta de cumpleaños con velitas que Stace sopló pletórica y feliz. Cumplieron para acabar con un bis muy reclamado, tres temas encadenados que incluyeron versiones muy celebradas como el ‘Baby please don’t go’.
El sábado siguiente, todavía con el sabor a barbacoa del country rock en los labios, recibimos a los centroeuropeos ‘Doghouse Sam and his magnetones’, que llegaban precedidos de numerosos premios y reconocimientos en el ambiente del blues europeo. Tres músicos experimentados, un repertorio elegante -construido sobre los mimbres de los mejores años de rock y blues del pasado siglo- y un sonido reluciente son los ingredientes con los que el trio encabezado por Doghouse Sam se cocinan un directo victorioso. La banda se formó en 2012 tras años de impecable trayectoria de sus miembros en los mejores circuitos del rythmblues europeo, años de trabajo que les aportan  una tranquilidad y aplomo en el escenario muy de agradecer. Sin duda, el alma de esta formación es Wouter Celis, guitarrista de gran técnica, cantante y armonicista que bajo el nombre de ‘Doghouse Sam’ encabeza este muy interesante proyecto musical acompañado por el contrabajista Jack O’Rooney y el batería Frankie Gomez, elegido hace un par de años como el mejor baterista de los Países Bajos. El concierto fue hacia arriba de principio a fin. Temas elegantes que están recogidos en sus dos discos, compuestos por el carísmático Sam. Sonó también alguna versión, entre ellas una de su adorado Bo Didley. Fuerza y estilo en la guitarra y la voz la de este genial Sam, que tras su aspecto serio y prudente parecía crecerse por momentos y sacar de si  su lado más rebelde y salvaje, intenso y divertido también en las presentaciones de los temas. Sus compañeros, en una ejecución intachable, dieron alma a un concierto que nos cautivó y sedujo a quienes tuvimos la suerte de estar allí presentes. Queda el listón muy alto para próximos conciertos, este in crescendo programativo  de los de Valles no sabemos cómo va a terminar, pero intentaremos estar allí para no perdernos ni una nota de lo que vaya a llegar. Nos vemos por el puebín.
Conchi Gálvez

http://www.staciecollins.com/

jueves, 22 de septiembre de 2016

WATCH OUT Y VAUDI & BANDA 01/OCTUBRE/2016

Con un concierto doble en perspectiva, el público acudió puntual a Valles y con los zapatos de baile bien lustrosos para disfrutar de una noche que cumplió lo prometido, incluso la hora de inicio de concierto.
Abrió la velada Vaudí, artista bien conocido en Asturias por su versatilidad y simpatía, que ha sabido siempre, en su ya larga carrera, renovarse en cada nueva propuesta sin dejar de lado su compromiso con la música popular brasileña, que adapta y modela cual alfarero al tiempo y al espacio, sea llenando un escenario en solitario sin más compañía que su guitarra, dirigiendo una batucada por las calles de tu pueblo o personalizando su melancólico homenaje a la bossa nova. En esta ocasión se acompañó de una sólida banda para presentar un repertorio con lo mejor del funk brasileño. A falta del teclista habitual de este formato que no pudo asistir- avocado a los suplicios del pluriempleo musical- los cuatro músicos restantes, aportando bajo y guitarra, batería y trompeta, llenaron de color esta nueva propuesta, cayendo en gracia a un público que venía con ganas de soltarse la melena. Artistas bien experimentados en diversos estilos, y que supieron transmitir su impronta a un repertorio dominado por los ritmos brasileños más intensos. Escuchamos algunos temas que Vaudí interpreta habitualmente con otras formaciones, pero arreglados con el poderoso groove del funk.  Tras la segura base rítmica de bajo y batería destacó Silvia a la guitarra, llevando el peso de melodías y solos y una segunda voz que se amoldó a la de Vaudí a la perfección, aderezándola con matices chispeantes. Una trompeta canalla adornó también con sus personalidad y dulzura y vitalidad la mayoría de los temas, en una apertura de concierto que se hizo corto a un público entusiasmado y festivo desde los primeros acordes.
Dejaron el escenario bien calentito para la llegada de Watch out, combo madrileño de funk soul formado por ocho artistas que supieron mantener bien arriba el tono lujurioso de la noche con un repertorio vibrante y sin pausas. Temas propios y versiones de grandes estrellas de la música negra –el funk, el soul y el jazz-, personalizadas por un cantante eufórico que se comió la sala y puso a bailar al personal desde el primer momento, al frente de una banda perfectamente empastada y vacilona. Unidos al poderoso ritmo creado por guitarra y bajo, batería y hammond, sonaban los vientos -dos hermosos saxofones y una trompeta- templando la sala y la voz del cantante, personal y electrizante. Bueno rollo con el público. Con tanta gente disfrutona y tan a tope en el escenario, es normal que el furor se contagiara a los que estábamos allí abajo, envueltos en aquella mágica espiral, que lo inundaba todo de ritmo y de color. Se agradeció   mucho la amplitud de la nueva sede, donde cabíamos todos sin agobios y era más fácil salir a fumar o a pedir una cerveza a la barra. El bailoteo del público fue un no parar hasta el final, donde nos rendimos todos, alborotados y agradecidos.
Nos vemos en Valles, hasta prontos.
Conchi Gálvez.

miércoles, 31 de agosto de 2016

ADAM ECKERLEY BAND 10/Septiembre/2016

Gran concierto de los ADAM ECKERSLEY BAND.
Este chico de 24 años, (parecen mayores, pero no...) demuestra en sus directos el porqué lidera la banda con su nombre, carisma, fuerza y una voz más que buena. En general todas las voces ya que no hay tema donde no aparezcan los coros, muy ensayados y que le dan un colchón importante al grupo. Los habíamos escuchado mucho antes de ficharlos, sobre todo sus directos, pero en Valles se han salido, un concierto muy medido que acabó metiéndose al público en el bolsillo, cantando y coreando sus temas. También apreciamos mucha más eléctrica que acústica, ya que casi todos sus vídeos la incluyen, aquí de hecho solo la utilizaron en un tema, su single  Tomorrow Night, Same Again, quizás propiciado porque ahora la banda la forman solo cuatro personas desde su último disco causando baja Duncan Toombs (guitarra, banjo y coros) y quedando la formación con Adam Eckersley (voz y guitarra acústica), Scott Greenaway (bajo y coros), Benny Elliot (batería y coros), 'Arizona' Dan Biederman (teclados). En definitiva,  un gran concierto para no perder la costumbre.
http://www.adameckersleyband.com/


Por otro lado justo antes de empezar el show, la asociación amcBOCANEGRA hizo entrega a Thomas Elbing del trofeo "BOCAS" de honor por su colaboración y dedicación en el pavimentado de la terraza donde ha realizado "desinteresadamente" una autentica obra de arte. Profesionalmente se llama Don Rústico y nuevamente desde aquí le damos las gracias. El trofeo ha sido donado por la autora del mismo, la artista Teresa Arrojo.
Seguidamente dejamos un vídeo de su paso por Valles y una muestra de su obra.
https://youtu.be/rL5QccA6roc




jueves, 21 de julio de 2016

BOO BOO DAVIS 30/07/2016

Escribo esta crónica casi 10 día después del concierto, así de repente parece que no me acuerdo de nada, y supongo que a quien la lea le pasará lo mismo. En estos días de verano, de tanto curro y de tanto después del curro, una no tiene tiempo para nada, pasan los días y las noches y etc., que para qué os voy a contar. Parece que no se encuentre un momento para sentarse delante del ordenador. No obstante, hay que dejar testimonio. Todos estas anotaciones se quedan en el blog de la asociación, que pervivirá seguro en la red mucho más de lo que lo haremos nosotros, y no es justo que quede en el olvido la fecha en la que Boo Boo Davis & company pasaron por Valles porque nos ofrecieron un CONCIERTAZO ¡!
La cosa es que el pasado 30 de julio en Valles estábamos de enhorabuena porque re-inaugurábamos la sede después de unas obras de ampliación y mejora, con un resultado espectacular: un escenario más amplio y visible desde toda la terraza, que también se ha alargado y cubierto; instalación eléctrica totalmente nueva, mejoras en el equipo de sonido, suelazo nuevo, continuación del que ya se había empezado en enero… todo guapísimo, amplio y espacioso. La noche también acompañaba. Era una noche perfecta de verano, tranquila y luminosa, con una temperatura agradable en la que sobraban las chaquetas, de esas pocas noches de auténtico verano en Asturias. Quizá por eso, o quizá porque el blues tira mucho entre nuestros socios y simpatizantes, la sede se llenó. La ampliación de la terraza hizo, no obstante, que estuviéramos todos más acomodados, mucha gente fuera y otros dentro, donde siempre.
Sobre las 23:30 empezó el concierto, estando ya el numeroso público impaciente y con algún reclamo a los músicos. Yo esperaba un concierto tranquilo, más old style, con oscuras melodías sobre el dolor y el fracaso acompañadas por una guitarra vieja y genuina. Pero la fuerza de este trío nos elevó a todos en un torbellino huracanado del que salimos sudando y acelerados como motos. BooBoo es un hombre mayor, que parece más gastado por los golpes que por sus setenta años, y del que dicen es uno de los pocos músicos aún vivos que han conocido y compartido el Delta Blues en sus orígenes. Canta y toca la armónica con una autenticidad incuestionable. Eligió un repertorio con temas largos, bien cocinados. Parecía que tenía mucho que decir, la pena es que no entendíamos nada -BooBoo tiene una pronunciación sureña endiabladamente cerrada, no fuimos capaces de entenderle una frase ni en la cena- pero a través de los gestos, y esas recurrentes miradas al cielo interpretamos que sus letras tienen mucho de espiritualidad, agradecimiento o plegaria. En ocasiones parecía que se le quebraba algo la voz, otras casi susurraba al micro. Pero de repente salía con fuerza su espíritu y cantaba una frase a pleno pulmón, toda sentimiento, con una voz áspera y oscura, tan expresiva como su mirada. Y ya cuando cogía una de sus ocho armónicas, todo él era puro blues, aullido y vigor. Los dos músicos que le acompañaban sabían potenciar esos momentos con acierto. Un guitarrista versátil e interesante, de esos que parece que tocan la guitarra y el bajo a la vez, cumpliendo bien los dos papeles y un baterista grande como un oso que tiraba con fuerza del trío marcando un ritmo perfecto para lo que allí sonaba. El repertorio, muy clásico, mezcló temas lentos con boggies, algunos adornos rockeros en los que el guitarrista se esmeraba con ahínco y algún guiño a las baladas soul más azucaradas que Davis parecía que cantaba con cierta coña. No hubo bajones ni aburrimiento, todo el concierto fue un subir y subir dentro y fuera del escenario, donde el público aplaudió y bailó disfrutando y moviéndose más cómodamente en el nuevo espacio. Fueron casi dos horas de concierto y de puro blues las que nos ofreció esta banda que conoce muy bien el oficio, y que se entregó con honestidad y sin artificios a un público que encantado terminó después comprando discos a puñaos y dándoles abrazos hasta agotarles. Yo creo que no veían la hora de retirarse, pero no les dejaban. Ya sabéis…  lo de Valles…no ye normal. Nos vemos por allí ¡.
Conchi Gálvez

https://www.youtube.com/watch?v=PZiX1T3vO6o

lunes, 20 de junio de 2016

The SOUL JACKET sábado 16/Julio /2016

La banda viguesa ‘The Soul Jacket’, una de las propuestas más interesantes en el panorama nacional actual, ofreció en Valles un concierto brillante en contenido y ejecución. 15 años lleva el grupo  apostando por un estilo muy personal,  que ha ido madurando después de tres discos, mucha carretera y cientos de escenarios, en los que se mueven con complacencia y una serenidad muy seductora. Una banda de la que solo se escuchan cosas buenas, y que teníamos ganas de ver en directo. Llegaban los gallegos de Béjar, donde habían tocado la noche anterior en el  festival de blues, parte de una gira de verano en la que están presentado su último trabajo, el muy recomendable ‘Black Cotton Limited’, doble álbum homenaje a los sonidos sureños de los que son fieles devotos.
Sonaron los primeros acordes sobre las 23.30 de una noche muy agradable en temperatura y en aforo, la sala cómodamente ambientada y sin grandes agobios. Comenzó la banda con un tema instrumental de aires santaneros, demostrando ya tanto la personalidad individual como la buena aleación de sus miembros: Jann Zerega al bajo, Guillermo Gagliardi y Jorge Mizer a las guitarras, Xabier Vieitez a las teclas y Mauro Comesaña a la batería. Empezaba el segundo tema cuando un repentino apagón nos dejó out durante unos minutos, en los que el batera animó el cotarro dando ritmo sin parar con el aplauso del público, que estaba ya con la miel en los labios. Arreglado el problema, pudo subir ya al escenario Toño López, vocalista y frontman del grupo, un prodigio de voz y energía sobre las tablas, que transmite honestidad y pasión a partes iguales. La comparación con Joe Cocker es inevitable pues en el timbre y la modulación, en la rotura de la voz y en la entrega nos lo recordó muchas veces. 
El repertorio, una exquisitez. Muchos medios tiempos tranquilos pero repletos de refinamiento. La voz de Toño arrastraba con su profundidad en la melodía y la complicidad con el público, pero todo eran sutilezas en la banda, y se nos iban los ojos siguiendo de repente una línea de bajo, un juego de acordes en las guitarras, unos redobles inesperados en la batería o unas arreglos en los teclados. Temas muy trabajados, y muy compactos en su ejecución, que fusionan y hacen propio el rock más clásico con el soul, los toques funkys y esos finales progresivos y apabullantes en los que una pierde la noción de espacio y de tiempo y se va sumergiendo en una espiral cósmica.
Los temas sonaron redondos. Las guitarras se complementaban a la perfección, más limpia la Strato de Gagliardi frente a la áspera  e incisiva SG de Jorge Mizer. Los teclados acompañando siempre con unos detalles preciosistas, y todo ello unido a los coros de todos ellos, y las panderetas y maracas con los que el vocalista reforzaba la rica percusión de Comesaña. Temas más intensos también los hubo, como ‘People’ un demoledor tema con toques souleros y funkys, ‘Where is my money,’ una pregunta sin respuesta que habla de la corrupción y el latrocinio al que nos vemos expuestos, con juegos de guitarras, y un final arrebatador.  Se nos pasó el concierto volando, y se pidió un bis con ‘otres tres’ que los gallegos cumplieron a rajatabla.
Gran noche y gran concierto de una banda a la que seguiremos con interés. Nosotros  de momento ya nos fuimos a casa con el Black Cotton y lo estamos saboreando con deleite.

Conchi Gálvez


miércoles, 1 de junio de 2016

TRASH TORNADOS Y JOHNNY "Big Stone" & the BLUES WORKERS

Léelo n'asturianu
Hay noches para dormir yéndose una a la cama con las gallinas, hay noches para sentarse a la luz de la luna y pensar y hay noches para soltarse la melena y asistir con orgullo y devoción a la liturgia del blues. Esta última fue la que disfrutamos en Valles, en una noche que nos llenó de color, ritmo, humo y blue notes. Y todo ello multiplicado por dos, gracias a la presencia en la sala  de ‘Trash Tornados’ y ‘Johny Big Stone & The Blues Workers’ bandas que supieron sumar fuerzas para ofrecer a los allí presentes una verdadera ofrenda al blues y a los sonidos con raíz americana como el jazz el swing y el rock’n’roll. Todo un  remolino de sonidos, sentimientos y buena música.
Abrió la noche la banda de Mieres ‘Trash tornados’, seis años después de su primera actuación en la sede, de la que ya guardábamos buenos recuerdos. El cuarteto, liderado por el sin par Bobby Gonzalez en la guitarra y la voz, se completa con Pibli a la batería, Kiko Flores en el saxofón y Pablo Souto  al contrabajo. Nos presentaron su último disco Voodo girl, una explosión de swing, blues y rockabilly, que defendieron con una entrega total en el escenario. La simpatía y complicidad de Bobby con el público y con su propia gente mantuvo un pulso vibrante durante todo el concierto, lleno de temas muy bailables, frescos y bien armados. En la base rítmica destacó un Pibli absolutamente enorme, mago del ritmo y el compás, todopoderoso atizando unos timbales que parecían talmente provenir del mismo corazón del continente africano. Una presencia envolvente y electrizante la de esta batería que marcó los tiempos y a los que la banda se sumaba con precisión. La guitarra elegante de Bobby y una voz de eterno adolescente contrastaron con la contundencia del saxo de Flores, que no cejó de dar candela en cada tema, encendiendo bien a los allí presentes con una mezcla de energía y sensualidad a partes iguales. Un show lleno de alegría, fuerza y descaro en el escenario, que disfrutamos y bailamos con bises y paseíllo por la sala incluido.
A partir de unos mimbres ortodoxos,  el trío de Johny Big Stone, como segundo plato y postre, supo crear un sonido muy personal, que  nos sumergió en los aires más canallas y lacerantes del blues. Al frente, un magnético Johny, que nos  cautivó con una voz rasgada y oscura, plagada de matices, y una  guitarra experta, que fue hilvanado melodías y solos con gran brillantez. Nos sorprendió el gran Little Jordi contrabajista incansable, con un par de solos de armónica arrolladores, desatando el aplauso del público, que para entonces ya estaba metido hasta el cuello en el ajo. Gran presencia de este trío que lleva años de rodaje a sus espaldas y domina el concepto y la ejecución sin grandes aspavientos, con un sentimiento profundo y contagioso.

En defintiva, pa que contaros más, solo concluir diciendo que fue otra noche brillante y muy bocanegra que tardamos muucho en dar por finalizada. Ye la magia de Valles, solo el que la vive lo sabe. Hasta pronto ¡!
Conchi Gálvez

lunes, 9 de mayo de 2016

LOS PEPES (U.K.) SABADO 21/05/2016

LOS PEPES son una banda multinacional de punk rock y powerpop , el cuarteto se reunio en 2012 en Londres. Su sonido esta fuertemente inspirado en los heroes del 77, desde Testors, Johnny Thunders, Zeros o The Boys, pero con otra mano en el powerpop  , sumando esa emergente sensibilidad y armonías propias del estilo, con un sonido fuerte, volumen alto y crudo pero siempre acompañado con esa pizca de azÚcar que endulza el sonido.
Proto punk intenso pero besado con una ternura propia de las girlbands de los 60 , mostrando un gran amor por los injustamente olvidados. "No hit wonder" de "Good Vibration Records"
¿Punk Rock? Exacto. Pero punk rock que puedes bailar!!! Tras 4 exitosas giras en toda Alemania, Francia, Bélgica, países bajos y la República Checa entre 2013 y 2015, y tras haber lanzado cuatro 7" ya agotados y su críticamente aclamado álbum debut "For Everyone" (Entre los 10 mejores discos de 2014 en el español blog "1001 Records" :

Ahora están preparados para aterrizar en la peninsula por primera vez para conquistar nuestros corazones, ¿Estais preparad@s? En cualquier caso aseguraros de no perderos a esta banda increible!!!!
LOS PEPES son:
Ben Perrier: guitar / vocals
Guiltherme Rujao: guitar / vocals
Killer Kris Kowalski: drums
Seisuke Nakagawa: bass

LOS PEPES-video “Tonight”: https://www.youtube.com/watch?v=aaAojUnu_nw
LOS PEPES-video “No SOS”: https://www.youtube.com/watch?v=zn8B-bUie3o<

Recuerda, sábado 21 de mayo a las 23:00. Apertura de puertas 22:00 solo para socios y 22;30 para público en general.
Aforo limitado



miércoles, 30 de marzo de 2016

WEBB WILDER & THE BEATNECKS sabado 09/04/2016

Léelo n'asturianu
El artista estadounidense Webb Wilder triunfó el pasado sábado en Valles mostrando en el escenario el brillo de las estrellas que conocen bien su oficio, ante una sala llena de aficionados  que respondieron con interés a esta propuesta de música Americana. El artista y se escueta banda llegaban apenas un par de días antes a nuestro país para su primera gira española. A su espalda, Wilder atesora ya una extensa carrera que incluye música, cine y televisión, y que hacen de él un artista reconocido y respetado en su país. Su discografía incluye más de diez discos que muestran una visión muy personal que aúna la música de sus raíces (nacido en Mississipi y residente en Tenesse, destila con intensidad blues, country y música de raíz) con temas de r&blues, soul y un brit rock muy sesentero, absorbidos con pasión en  los años que marcaron su juventud.
Para esta gira europea, el músico ha optado por el formato trío -batería, bajo, y él atacando voz y guitarra-. La falta del guitarra solista que acostumbra a acompañarle en ‘The Beatnecks’ quedó patente en algunos temas, en los que el músico concentró demasiado peso asumiendo ritmos, voz y solos de guitarra, y se echaron de menos los adornos y sutilezas guitarreras que habíamos escuchado en videos y grabaciones. Por ello quizás cuando Manuel Velasco, con armónica en mano, acompañó a Webb Wilder en una versión del Hello Josephine fue el momento más completo del concierto.
El espectáculo incluyó numerosos temas propios y ajenos en versiones muy personales, una selecta muestra con todo tipo de influencias musicales. Sobre las 23:30 el trío empezó con suavidad, eligiendo ya en su segundo tema la primera versión, el ‘Devil’s right hand’ de Steve Earle. Acertadamente fueron encadenándose títulos de su último disco, Mississippi Moderne,  algunos de un rock contudente, como  ‘Yard dog rock, y otros más suerños como ‘Only a fool’, de una onda más sureña, barnizados con una pátina country.
Webb se encontraba cómodo en el escenario, y los que escuchábamos también. Arropado con una sólida base rítmica de bajo y batería que le siguieron en todo momento, fue encadenando temas con su voz sonora y profunda, hablando con el público, alternando acordes y solos de guitarra hasta el agotamiento. No hubo pausa ni intermedio alguno. El ‘I gotta move’ de los Kinks empezó a subir ya la temperatura de la sala, agitando a un público cada vez más caliente que disfrutaba bailando y animando a los músicos. Se llegaba así al punto de inflexión en el concierto, con la recreación de la balada soul ‘ Who will the next fool be’ de Charlie Rich, un tema azucarado y sentimental que arrimó a las parejinas. A partir de ahí iría todo para arriba, inundándose la sala de blues, rock delos ’50, R&B y algún tema surfero, como el divertido ‘Rocket to nowhere’, que bailamos con entusiasmo. Una hora y media de concierto sin desperdicio, que incluyó bis y terminó con el ‘Jumpin’ Jack flash’ de los Stones y el público patas arriba.
Esperamos ya con ansia el próximo concierto, una nueva propuesta de la inspirada programación de la asociación bocanegra, que seguro nos sorprenderá positivamente. Nos vemos en Valles.

Conchi Gálvez. 
Léelo n'asturianu
Por Miguel Isla
http://www.webbwilder.com/




jueves, 3 de marzo de 2016

Mr SIPP 12/Marzo/2016

Léelo n'asturianu
Vibrante fue la noche vivida con el concierto de Mr. Sipp el pasado sábado en Valles. El guitarrista norteamericano llegaba a Asturias precedido de numerosos premios, grandes críticas y un enorme éxito de público allí por donde pasa: fue dejando un cartel de ‘sold out’ en todas las salas de esta intensa gira española que le llevó por nueve ciudades en días precedentes. Todos estos datos parecían apuntar a una gran noche de música en nuestra sede, como así fue.
La nueva promesa de los circuitos de blues, que tras la publicación de su segundo disco ‘The Mississippi Blues Child ‘es ya una realidad consolidada, llenó el escenario de Valles de sonidos frescos basados en la ortodoxia de la vieja escuela, con aires renovados. El joven guitarrista, autor, arreglista y cantante combina composiciones propias publicadas en dos álbumes con homenajes muy personales a sus ídolos de siempre, como BB King, Elmore James o Jimmy Hendrix. En el escenario, Mr. Sipp es todo energía, ebullición y poderío bluesero. Incansable, con una técnica impecable, y una gran riqueza expresiva, el artista fue encadenando fraseos, melodías y solos punzantes, tema tras tema, y sin perder un momento el rumbo. A veces con composiciones instrumentales y otras cantadas, que enfatizaban el heat y la naturaleza bluesera que le corre por las venas. El repertorio resultó totalmente acertado, de principio a fin, surtido y bien combinado: de los sonidos clásicos del Chicago blues de ‘Roll with you baby’ a los toques actuales y rockeros de ‘Nobody’s business’, pasando por baladas más sentimentales, ‘Say the word’ o ‘What is love’, a las unía un toque soul muy bien arropado por los acompañamientos vocales de su banda.
Los allí presentes disfrutamos de principio a fin de esta propuesta que no defraudó las expectativas. Movidos al ritmo arrollador de este sólido bluesman, y contagiados de su acentuada expresividad, se nos pasó el concierto -que no fue corto- en un suspiro. Con un intenso ‘Little Wing’ nos puso los pelos de punta anunciando ya un final que prolongó con un bis muy solicitado por el respetable, que como siempre pedía otres tres. Se echó de menos un mayor protagonismo de la joven banda, compuesta por una base rítmica de bajo y batería muy sólida y un teclista que arropó con finos colchones los sonidos del boss. El que manda, manda, aquí y en Mississipi. De cualquier forma, el agradecimiento del público fue para todos los músicos, que se pasaron un buen rato tras el concierto saludando, vendiendo discos y haciéndose fotos con todo el mundo. Apuntamos así en nuestra bitácora bluesera una nueva y brillante noche bocanegra.
Nos vemos en Valles.

Conchi Gálvez.
Leelo n'asturianu
Traducido por Miguel Isla

Tema de intro del concierto de Valles:


miércoles, 3 de febrero de 2016

CONCIERTO DE ATLAS ROAD CREW

Léelo n'asturianu
La sala se llenó el pasado sábado trece de febrero para recibir a la banda norteamericana ‘Altas Road Crew’. Ni el frión anunciado, ni las múltiples celebraciones de carnaval a nuestro alrededor, ni la juventud de la banda mermaron la asistencia de los incondicionales en Valles. Parece ya un hecho confirmado la presencia de numeroso público en cada concierto, con independencia del estilo o de las bandas que llegan a tocar. Es una prueba de la confianza que los socios y simpatizantes tienen ya en la programación seleccionada desde la asociación, que presta mucho.
Estos cinco chavales del sur de Estados Unidos, veinteañeros todos y surgidos como banda apenas cuatro años atrás cuando estudiaban en la universidad, demostraron -a pesar de su juventud- tener profesionalidad, saber estar encima y debajo de los escenarios y un verdadero entusiasmo por lo que hacen. Empezaron como casi todos, haciendo versiones que les gustaban y tocando en pequeños garitos cerca de su casa, para enseguida lanzarse a componer, editar un par de discos y ante la buena acogida que despertaron, tomarse en serio esto de tocar en una banda. Están acabando ya una gira europea que les ha movido por todo el continente - 11 fechas les esperan por España- y se muestran encantados con la experiencia. Lógico y normal.
La banda presentó en Valles el repertorio de sus dos discos y alguna versión. Un rock muy genuino, construido sobre los mimbres de la tradición del rock sureño, el progresivo y el folk de la americana, unido a toques más modernos y oscuros de los ’90.
En directo, la banda funciona y resuelve en el escenario como un grupo veterano. Llegaban a España después de girar por cinco países y eso se notó en la fluidez y comodidad que mostraron  sobre las tablas. El compositor de muchos de los temas y vocalista, Taylor Nicholson, destacó por una voz rasgada y penetrante, flexible, consiguiendo en cada tema que la banda le siguiese y arropase de manera compacta. Buen juego de guitarras se marcaron, entre el acompañamiento del vocalista y el incisivo guitarra solista, en guardia todo el concierto para marcarse algún solo entre los elaborados riffs. Unidos a ellos, una base rítmica muy cumplidora, con un batería preciso y recio y un bajista correcto. Y finalmente, un teclista buen acompañante y un poco funky completó la formación en la que todo fue sobre ruedas.
‘Atlas Road’ son una banda de directo, así se definen y así lo notamos en Valles, donde disfrutamos a base de bien de la improvisación en los solos, de los finales alargados, obsesivos y espesos, tan progresivos, de las versiones estonianas e incluso de la intro santanera que se marcó el guitarra solista en el tiempo de los bises, ya con el público en el bolsillo.
Un concierto estupendo y un amor mutuo el surgido y declarado entre los viejunos de la AMCBocanegra y los chavales de ‘Atlas Road Crew’, a los que les deseamos lo mejor en sus andanzas por el mundo. Para el resto, nos vemos en Valles.
Conchi Gálvez

Léelo n'asturianu



jueves, 7 de enero de 2016

AKATZ en concierto Sábado 16 de ENERO 2016

Sábado 16 de enero de 2015. Concierto y fiesta de octavo aniversario de la asociación Bocanegra. Una celebración de ocho años que han dado para mucho; todos hemos cambiado en este tiempo y la asociación también. El número de socios efectivos se mantiene casi como en sus orígenes, pero no así el público asistente a los conciertos, cada vez más numeroso y variopinto, y las bandas, de gran nivel, que tenemos la oportunidad de disfrutar a pesar de estar fuera de los principales circuitos del país. Por suerte, llegan hasta Valles a través de una serie de colaboradores que ya trabajan habitualmente con nosotros y saben lo que nos gusta.
Echando la vista atrás, son muchos los recuerdos atesorados en todos estos años. Ciento y pico grupos de todo tipo han pasado por el pequeño escenario de Valles, y todos han dejado en él su huella, de alguna manera. Miles de anécdotas, de buenos momentos y de alguno malo también, de gente que se ha ido, y de gente que ha llegado para quedarse. Y también mucho curro, un trabajo de muchos que no se ve, pero que se hace con rigor para que todo siga funcionando como el primer día, o mejor que el primer día. Precisamente este sábado se inauguraba el nuevo suelo de la terraza, construido por iniciativa del socio Thomas Elbing ("DON RÚSTICO") con la ayuda de Lucky y algún socio más como Roque, Andrés, Diego, David y Hector siempre de manera voluntaria y colaborativa, y que ha quedado espectacular.
Antes de que los músicos subiesen al escenario la presidenta de la asociación, Ana Canteli, agradeció con sinceridad el apoyo recibido por parte de los socios, de los artistas, de los patrocinadores y del pueblo de Valles, que hace que sigamos adelante con ganas de más.
En lo musical, la noche fue también una pura celebración con el concierto de Akatz, banda bilbaína con una visión muy personal del ska y otros ritmos jamaicanos con los que bailamos animadamente de principio a fin. Sin caer en la obviedad del nombre del grupo, varias fueron las pistas que nos hicieron sospechar el origen del grupo: la txapela que lució el trombonista, el sorprendente parecido, casi de parentesco, de uno de los guitarristas con un tal Fito, o la intensidad de orfeón en los coros que se marcaron en algunos temas. Pero sin duda la prueba definitiva de que venían de Bilbao fue la de que por un momento pensamos que se iban a quedar con hambre en la cena ¡! No fue así, y felizmente se subieron a la tarima sobre las once y media para ofrecernos dos horas de mucha diversión.
Curtida ya en mil escenarios en sus más de veinte años de existencia, la banda nos ofreció un sonido compacto y elegante, muy personal, que consiguió transmitir enseguida su buen rollo al numeroso público. Ocho eran los músicos en el escenario: bajo y batería, teclado, dos guitarras, una sección de viento con trombón, trompeta y saxofón y un vocalista bailón e incansable que en todo momento se mantuvo en contacto con el público. Los temas de su amplio repertorio, presentados especialmente los de su último disco ‘Vuelta y vuelta,’ se basan en el ritmo sincopado del ska, fusionados con el swing y el soul. Sonidos y aires brillantes, limpios, optimistas, de esos que alegran el espíritu. Empezaron con un temazo instrumental, de toques jazzeros en el que ya se apreció el protagonismo de los metales y el piano en el sonido de la banda. Enseguida subió Bita el vocalista para completar la banda y darle ese toque punzante y personal a los temas, en los que no faltaron tampoco pulidos coros que terminaron de empastarlos magníficamente. Letras urbanas, que hablan del caótico mundo en el que nos movemos, algunas contaban la noche en la ciudad con reposado aire reggae como ‘Rudo Bilbao’ otras destilaban ironía social con tonos fiesteros como ‘Skandalo’ o hablaban de los amores casuales a ritmo de swing en ‘De cine’. Y con todo esto, el público como siempre, empezó moviendo tímidamente el pie y se fue calentando para acabar saltando con fervor en los temas finales ante el contagioso e imparable ritmo de la banda. Intentó Bita despedirse demasiado pronto, la gente enfervorecida diciendo que no se iban, y ellos regalaron un bis ‘in crescendo’ que duraría más de media hora, encantados de la vida. Bonita sesión para una noche de aniversario en Valles. Una banda con la que esperamos no perder el contacto y repetir en alguna ocasión, dado el buen sabor de boca con el que nos dejaron. Suerte para todos

Conchi Gálvez. 

Pincha sobre el enlace y podrás escuchar ‘Fiesta del 73’ el nuevo single de AKATZ

ALGUNOS DE SUS VIDEOS
AKATZ ’Better days’(Video clip oficial)
https://www.youtube.com/watch?v=jKUVFtWkLpc

AKATZ – ‘No eres buena’ (Live IN Bilbao)
https://www.youtube.com/watch?v=yeGmTtBQw1E

HEMEROTECA DE LOS CONCIERTOS Y ACTIVIDADES

DONDE ESTAMOS


ESCENARIO DE LA SEDE SOCIAL