jueves, 19 de noviembre de 2015

KING PUG sabado 28/11/2015

Sábado 28 de noviembre 2015 a las 23:00, apertura de puertas 22:00.
EN NOVIEMBRE EN GIRA: PRESENTACIÓN DE "GROCERY"

King Pug, un power duo británico de guitarra y batería ofreció un concierto espléndido el pasado sábado en Valles. Se repetía ‘estilo’ bluesero y formato musical respecto al  concierto anterior, celebrado solo 15 días antes... son cosas que a veces pasan con los duendecillos de las giras y las programaciones, pero que en vista de la abundancia de público, parece no molestó mucho a los asistentes. Estas formaciones mínimas a priori pueden resultar a los aficionados más generalistas –entre los que me encuentro- un poco amenazantes por suponerse monótonas, repetitivas o sosas, pero lo que nos esperaba aquella noche se alejaba mucho de la repetición, y desde luego de la sosez. A pesar de que los videos y audios del dúo escuchados días antes ya mostraban fuerza, ritmo y mucha intensidad, el implacable directo a veces echa por tierra las viejas impresiones, para bien o para mal. En este caso, la actuación se llevó un sobresaliente de nota media, con momentos que superaron incluso la citada calificación.
El dúo está integrado por dos artistas talentosos a los que se les adivina gran experiencia musical y vital: Dave Wilkinson, guitarrista y cantante -también compositor de los temas- y Caspar St. Charles, batería. Si en el concierto de Cendric Burnside el protagonismo de los dos músicos estaba un tanto desequilibrado, con gran predominio de la batería, en este caso las fuerzas se ajustaron al máximo, mostrando un par de músicos con estilo propio, ideas y gran capacidad técnica, que nos conquistaron en una actuación viva, aguda y muy divertida.
El repertorio estuvo compuesto por temas muy variados que no se ni como calificar: blues clásico y moderno, blues rock, power blues, funk blues… Un repertorio áspero y super rítmico, intenso y envolvente, desde luego muy personal y contemporáneo. Sonaron, entre otros, temas de su último disco ‘Grocery’, muy recomendable. Wilkinson alterna en su estilo elementos de lo más extremo: desde los riffs más conceptuales al barroquismo distorsionado y obsesivo de los punteos, unido a una voz muy expresiva y empastada a tope con el instrumento. En algunos temas metió también la armónica. Por su parte, el batería St. Charles, al que parece le costó un poco calentar y sincronizarse con la aparente anarquía del guitarrista, demostró luego una elegancia y una creatividad en los platos y tambores de gran brillantez y singularidad.
Sin descanso, disfrutamos de dos horas de concierto sorprendente y sugestivo que no dejó indiferente a nadie. Terminaron con un bis de dos temas que nos dejó con ganas de más, lo cual siempre es bueno. Nos vemos pronto.

Conchi Gálvez.
  

HEMEROTECA DE LOS CONCIERTOS Y ACTIVIDADES

DONDE ESTAMOS


ESCENARIO DE LA SEDE SOCIAL