viernes, 4 de septiembre de 2015

Concierto de THE CYBORGS 19/09/2015

SÁBADO 19 de Septiembre, 23:00hrs
The Cyborgs, en la segunda fecha de una muy esperada gira española, y procedentes de Santiago de Compostela, aterrizaron en Valles para presentar su disco ‘Extreme Boogie’, un material que ha recibido buenísimas críticas, y triunfaron ante un público muy receptivo.
El poderoso dúo procede de Italia, pero nadie podría afirmarlo con rotundidad, pues su presencia resultó de lo más enigmática, envuelta toda en un ambiente robótico y futurista. Subieron al escenario en completo silencio con dos máscaras negras de soldador que no se quitaron en ningún momento, una indumentaria un tanto orwelliana y una actitud imperturbable pero cercana al público e indiscutiblemente pacífica, que encantó a los allí presentes, un buen grupo de aficionados al blues.
Durante hora y media ofrecieron un concierto redondo de principio a fin. A borbotones fueron soltando un blues industrial muy personal, sintético, pero de gran fuerza y colorido, que llenó completamente la sala, sin un solo momento de respiro. Gran mérito al ser solo dos los intérpretes sobre el escenario: Cyborg 1, batería y teclados, y Zero(Cyborg 0), guitarra y voz. Ambos profundamente talentosos, mostrando de principio a fin su pericia técnica, personalidad en la interpretación, modernidad a la hora de entender el blues y una simbiótica conexión entre ambos. El repertorio fue pura electricidad: una guitarra bluesera penetrante acompañada por bajos sintetizados, efectos electrónicos y fabriles, y una batería versátil y chatarrera. La voz de Zero, metálica y apagada, salía del interior de la máscara del intérprete, lo que le daba un toque todavía más extraño. Este pandemónium industrial y turbador terminó de completarse con la actitud -ciertamente teatral, a pesar de la falta de expresión facial- de los intérpretes en el escenario: más activo el guitarrista, que realizó extraños bailes y varias veces conectó y pidió la colaboración del público con marcados gestos, y más estático, bordando también en su papel de impasibilidad, el teclista Cyborg1. Que por cierto, se marcó a la mitad del concierto un solo tremendo con el teclado, un boogie clásico y sentimental (¿acaso los androides no sueñan con.…?) interpretado con maestría y alma, que nos dejó a todos cortocircuitados.
El público no se perdió ni un solo compás de toda la actuación, realmente hipnótica tanto por la música como por la puesta en escena de estos dos personajes, animando, haciendo coros cuando había ocasion, y rodeando a los intérpretes cuando tocaron una abajo, entre la gente. Terminó el concierto tras un bis muy solicitado, con la gente encantada y con ganas de marcha. Un buen rato aún seguirían los Cyborg por Valles, compartiendo charlas y tragos con los parroquianos, ya sin su uniforme metálico encima...pero esa es otra historia.

Conchi Gálvez

HEMEROTECA DE LOS CONCIERTOS Y ACTIVIDADES

DONDE ESTAMOS


ESCENARIO DE LA SEDE SOCIAL