miércoles, 9 de diciembre de 2015

CONCIERTO SOLIDARIO 19/12/2015

Noche agridulce la que vivimos en Valles el pasado sábado, cuando celebramos ‘con el ojo to torcío’ lo que debería ser un ratín de alegría y esperanza. Coincidiendo  con la llegada de las fiestas navideñas, el concierto solidario Bocanegra había convocado a músicos y público en torno a la idea de recoger alimentos y algo de dinero para las familias más necesitadas de nuestro entorno. Sin embargo, la tremenda noticia de la repentina muerte de Chema Fombona, gran amigo, socio y entusiasta colaborador de la asociación, nos tenía a todos conmocionados y con un bajón tremendo que a punto nos hizo suspender el concierto. La directiva finalmente, teniendo presente el carácter solidario del encuentro y la disposición de bandas y público, decidió continuar con lo planificado y ofrecer el concierto como homenaje a nuestro querido amigo.
Abrió el concierto ‘Jandrix band’, cuarteto de poprock  fresco y muy entusiasta, integrada por cuatro jóvenes navetos que nos ofrecieron una entretenido repertorio, mezcla de temas propios y versiones de Beatles, Fito ó Loquillo. Esther Sánchez, voz y guitarra rítmica, marcó con aplomo y acertado ritmo esta presentación. El grupo mantuvo en todo momento un sonido compacto y limpio y una puesta en escena sincera, siempre buscando la participación y la diversión del público, que respondió con interés a la propuesta. Un verdadero chorro de frescura y naturalidad la que nos dejó este cuarteto para abrir la noche.
Una vez finalizada esta primera intervención, llegó el momento del homenaje a Chema. Un emocionado Pedro, de la directiva de la asociación, subió a decir unas afectuosas palabras de despedida al amigo, mientras se proyectaban en la pantalla imágenes de muchos de los buenos momentos disfrutados con él en Valles. Se finalizó con un minuto de silencio y la proyección del ‘Bocanegra Blues’, compuesto por el batería y estrenado en Valles en 2010  por el trío Fombona-Morán-Cruz.
Tras un aplauso espontáneo surgido del público, subieron al escenario los miembros de  ‘Avalle Van’, esta noche convertidos en ‘Avalles Van’: un mestizo grupo de amigos de Cangas de Onís y Parres que llegaron con su furgoneta cargada de versiones de todos los tiempos. Una banda consistente, en la que la sólida base instrumental arropa y da protagonismo a la voz espectacular de Yoli. Empezaron con un tema de ‘Los Berrones’, que quiso servir también de recuerdo a Chema Fombona, y siguieron durante casi una hora encadenando conocidos temas del pop y el rock de los últimos años, de artistas tan dispares como U2, Adele, Creedence o Luz Casal, ante un público que disfrutó y coreó muchos de los temas.
El tercero de los grupos en participar fue el integrado por jóvenes piloñeses que responden al nombre de ‘Cayón’. Para ser su segundo concierto- se estrenaron este mismo verano- los chavales demostraron tener las ideas muy claras y una presencia en el escenario potente y vigorosa. Temas propios con influencias del punk rock americano, el hardcore o el noise, componen su repertorio y lo defienden con fuerza uniendo guitarras afiladas, bases rítmicas oscuras y una voz gallarda.
A pesar de que la entrada al concierto fue más escasa de lo habitual, los resultados no fueron malos. Se recogieron un total de 400 kilos de alimentos, y 575 euros, que se han entregado ya a Protección Civil Piloña. Es de agradecer el interés de todas aquellas personas que  subieron y aportaron de una u otra manera, entre ellos, las tres estupendas bandas locales que alegraron de manera totalmente altruista la noche y al personal a base de bien y del público fiel que responde siempre a las propuestas de la asociación. Gracias a tod@s.

Conchi Gálvez

jueves, 19 de noviembre de 2015

KING PUG sabado 28/11/2015

Sábado 28 de noviembre 2015 a las 23:00, apertura de puertas 22:00.
EN NOVIEMBRE EN GIRA: PRESENTACIÓN DE "GROCERY"

King Pug, un power duo británico de guitarra y batería ofreció un concierto espléndido el pasado sábado en Valles. Se repetía ‘estilo’ bluesero y formato musical respecto al  concierto anterior, celebrado solo 15 días antes... son cosas que a veces pasan con los duendecillos de las giras y las programaciones, pero que en vista de la abundancia de público, parece no molestó mucho a los asistentes. Estas formaciones mínimas a priori pueden resultar a los aficionados más generalistas –entre los que me encuentro- un poco amenazantes por suponerse monótonas, repetitivas o sosas, pero lo que nos esperaba aquella noche se alejaba mucho de la repetición, y desde luego de la sosez. A pesar de que los videos y audios del dúo escuchados días antes ya mostraban fuerza, ritmo y mucha intensidad, el implacable directo a veces echa por tierra las viejas impresiones, para bien o para mal. En este caso, la actuación se llevó un sobresaliente de nota media, con momentos que superaron incluso la citada calificación.
El dúo está integrado por dos artistas talentosos a los que se les adivina gran experiencia musical y vital: Dave Wilkinson, guitarrista y cantante -también compositor de los temas- y Caspar St. Charles, batería. Si en el concierto de Cendric Burnside el protagonismo de los dos músicos estaba un tanto desequilibrado, con gran predominio de la batería, en este caso las fuerzas se ajustaron al máximo, mostrando un par de músicos con estilo propio, ideas y gran capacidad técnica, que nos conquistaron en una actuación viva, aguda y muy divertida.
El repertorio estuvo compuesto por temas muy variados que no se ni como calificar: blues clásico y moderno, blues rock, power blues, funk blues… Un repertorio áspero y super rítmico, intenso y envolvente, desde luego muy personal y contemporáneo. Sonaron, entre otros, temas de su último disco ‘Grocery’, muy recomendable. Wilkinson alterna en su estilo elementos de lo más extremo: desde los riffs más conceptuales al barroquismo distorsionado y obsesivo de los punteos, unido a una voz muy expresiva y empastada a tope con el instrumento. En algunos temas metió también la armónica. Por su parte, el batería St. Charles, al que parece le costó un poco calentar y sincronizarse con la aparente anarquía del guitarrista, demostró luego una elegancia y una creatividad en los platos y tambores de gran brillantez y singularidad.
Sin descanso, disfrutamos de dos horas de concierto sorprendente y sugestivo que no dejó indiferente a nadie. Terminaron con un bis de dos temas que nos dejó con ganas de más, lo cual siempre es bueno. Nos vemos pronto.

Conchi Gálvez.
  

martes, 27 de octubre de 2015

CEDRIC BURNSIDE PROJET 14/11/2015

Sábado 14 de noviembre 23:00 
CEDRIC BURNSIDE PROJET.
Espectacular acogida del público en Valles al proyecto del batería criado en Mississipi Cedric Burnside, que presentando el disco ‘Descentans of Hill Coutry’ en su  primera gira española, supo ganarse la admiración y el aplauso continuado  de los allí presentes en sus más de dos horas de concierto. Solo dos músicos llenaban el escenario, el citado y huracanado Burnside a la batería, y el guitarrista Trenton Ayers -un formato muy habitual en estos últimos tiempos de giras austeras-, pero consiguieron mantener en vilo y bien apretadinos a los más de doscientos asistentes al concierto, que a pesar del sofocón no se despegaron en toda la noche del escenario, contagiados por la energía y el ritmo envolvente de los artistas.
Sorprendió un inicio del concierto inesperado, en el que el músico, guitarra en mano interpretó  en solitario varios temas de country blues. Un  intencionado homenaje a su abuelo, R.L Burnside, pionero del delta blues eléctrico que supo transmitir la ardiente semilla a muchos de sus numerosos descedientes. Demostró Burnside en esta insospechada faceta buen dominio del ritmo y la melodía en la guitarra,  acompañado por una voz nervuda y oscura, pero muy caliente, que ya despertó los primeros aullidos del público.
Sentarse después a la batería y empezar a dar caña de la buena a los tambores fue todo uno. El repertorio estuvo lleno de temas maduros y  palpitantes, mezcla del blues más profundo y rural con toques funk y de R&Blues, que impresionaron a los allí presentes, llenando la sala de energía y color. Con una sonrisa permanente, finura y una soltura de esas que hacen parecer sencillo lo virtuoso, demostró un dominio del instrumento y un ritmo congénito que le han hecho merecedor de varios títulos de los  Memphis Blues Awards  como ‘mejor batería de blues del mundo’, etiqueta de presentación que supo defender con brillantez a lo largo de todo el concierto.
Ante un público cada vez más jubiloso, la combinación de Burnside en los platos, incansable y en ebullición y un Trenton Ayers a la guitarra, discreto pero indispensable, y perfectamente empastado con su compañero, consiguieron transmitir le esencia más genuina y profunda del blues de Mississipi, envuelto todo en un aire muy contemporáneo y eléctrico. No hubo momento para el descanso, fueron cayendo temas en un creciente y explosiva corriente de energía que parecía no tener fin. Tras más de dos intensas horas se despidieron con un par de bises muy aplaudidos, incluyendo un ‘Voodo Child’ que Ayers se animó a cantar y puntear al estilo Hendrix.
Terminaron con abrazos, fotos y firmas de discos para muchísimos fans que se acercaron a saludar tras el concierto. Buen remate para una noche bien guapa y repleta de gente, que abarrotó sala y terraza de la sede de principio a fin, y la que le costó marchar pa casa.

Conchi Gálvez





miércoles, 14 de octubre de 2015

THE DEAF Sabado 24 de Octubre

Sábado 24 de Octubre 2015
Este artículo puede servir perféctamenre para describir el concierto de The Deaf en Valles. Nos llega directamente de la agencia europapress asturias
Gracias por ello
"El holandés que rompió su guitarra en Piloña" -
http://m.europapress.es/asturias/noticia-holandes-rompio-guitarra-pilona-20151025171017.html







viernes, 4 de septiembre de 2015

Concierto de THE CYBORGS 19/09/2015

SÁBADO 19 de Septiembre, 23:00hrs
The Cyborgs, en la segunda fecha de una muy esperada gira española, y procedentes de Santiago de Compostela, aterrizaron en Valles para presentar su disco ‘Extreme Boogie’, un material que ha recibido buenísimas críticas, y triunfaron ante un público muy receptivo.
El poderoso dúo procede de Italia, pero nadie podría afirmarlo con rotundidad, pues su presencia resultó de lo más enigmática, envuelta toda en un ambiente robótico y futurista. Subieron al escenario en completo silencio con dos máscaras negras de soldador que no se quitaron en ningún momento, una indumentaria un tanto orwelliana y una actitud imperturbable pero cercana al público e indiscutiblemente pacífica, que encantó a los allí presentes, un buen grupo de aficionados al blues.
Durante hora y media ofrecieron un concierto redondo de principio a fin. A borbotones fueron soltando un blues industrial muy personal, sintético, pero de gran fuerza y colorido, que llenó completamente la sala, sin un solo momento de respiro. Gran mérito al ser solo dos los intérpretes sobre el escenario: Cyborg 1, batería y teclados, y Zero(Cyborg 0), guitarra y voz. Ambos profundamente talentosos, mostrando de principio a fin su pericia técnica, personalidad en la interpretación, modernidad a la hora de entender el blues y una simbiótica conexión entre ambos. El repertorio fue pura electricidad: una guitarra bluesera penetrante acompañada por bajos sintetizados, efectos electrónicos y fabriles, y una batería versátil y chatarrera. La voz de Zero, metálica y apagada, salía del interior de la máscara del intérprete, lo que le daba un toque todavía más extraño. Este pandemónium industrial y turbador terminó de completarse con la actitud -ciertamente teatral, a pesar de la falta de expresión facial- de los intérpretes en el escenario: más activo el guitarrista, que realizó extraños bailes y varias veces conectó y pidió la colaboración del público con marcados gestos, y más estático, bordando también en su papel de impasibilidad, el teclista Cyborg1. Que por cierto, se marcó a la mitad del concierto un solo tremendo con el teclado, un boogie clásico y sentimental (¿acaso los androides no sueñan con.…?) interpretado con maestría y alma, que nos dejó a todos cortocircuitados.
El público no se perdió ni un solo compás de toda la actuación, realmente hipnótica tanto por la música como por la puesta en escena de estos dos personajes, animando, haciendo coros cuando había ocasion, y rodeando a los intérpretes cuando tocaron una abajo, entre la gente. Terminó el concierto tras un bis muy solicitado, con la gente encantada y con ganas de marcha. Un buen rato aún seguirían los Cyborg por Valles, compartiendo charlas y tragos con los parroquianos, ya sin su uniforme metálico encima...pero esa es otra historia.

Conchi Gálvez

sábado, 25 de julio de 2015

VÍCTOR COYOTE 01/08/2015

Marcando el ecuador del verano, el gallego Victor Coyote, acompañado por Pablo Novoa en la guitarra y Ricardo Moreno en la batería, ofreció en Valles el pasado 1 de agosto un concierto elegante y muy personal, lleno de colorido y sonidos del mundo revelados a través del filtro de su peculiar mirada.
Aquel moderno que en los años ‘80 ya mostraba aprecio por la fusión y el mestizaje del rock con los ritmos latinos, ha continuado su íntimo y personal camino, y 30 años después (una bagatela)  de aquellos tiempos de radio y videoclips sorprende con un repertorio maduro y profundamente sentimental lleno de sonidos mediterráneos, americanos y africanos, tan sensuales como nostálgicos.
El concierto, presentación del disco ‘De pueblo y de río’, y  que en principio nos imaginábamos íntimo y reposado -tres músicos en el escenario, instrumentos acústicos, voltaje comedido- resultó sin embargo desbordante, plenamente intenso y muy sincero, sumando el buen sonido, la grata profesionalidad de los músicos sobre las tablas y un repertorio exquisito. Todas canciones con alma las de este coyote solitario de espíritu nómada, temas propios de un sofisticado pop- nos encantó ‘Joven de cuello vuelto’- que se alternaron con versiones muy personales de temas de distintos países. En un sinuoso recorrido, llegaron la griega y dolorosa ‘Yo el extraño’, con la que manifestó sentirse identificado, los sonidos de los carnavales andinos de ‘Verbenita’, la  dulzura brasileña de Roberto Carlos en ‘Debaxo dos caracois do seus cabelos’ o la melancolía contagiosa de ‘Havemos de ir a Viana’ un tema popular portugués, por citar algunas.
Ante todo, destacó en el escenario la voz de Victor, una voz rotunda, imponente, segura de si misma -camuflada a veces con efectos de micro- y a la vez evocadora y tremendamente afectiva. El cantante se acompañó estupendamente de guitarras varias y ukelele. Por detrás, y marcando el acompañamiento armónico y rítmico, la guitarra eléctrica de Pablo Novoa, de técnica limpia y depurada pero de afilado y vibrante sentimiento. Y a los platos y maracas un Ricardo flexible y ecléctico adaptando magistralmente los variados ritmos con aparente sencillez.
El público respondió con alegría, aplausos y bailoteo  a esta explosión de sonoro colorido. Amplia satisfacción entre los presentes al cierre del concierto, con un bis muy solicitado que terminó con una jota portuguesa curiosamente interpretada al baile por Pablo Novoa, gesto sorprendente -pero muy gallego- para un tipo de apariencia tan sobria y reservada. Tres enormes artistas con los que compartimos una noche deliciosa.

Conchi Gálvez

martes, 23 de junio de 2015

CONCIERTO DE ANAUT 04/JULIO/2015

Noche llena de calor, energía  y sensualidad la que disfrutamos en Valles acompañados por ANAUT,  proyecto liderado por Alberto Anaut, un joven guitarrista y compositor apasionado de la música negra que resultó todo un elegante homenaje made in spain al soul, rythblues y otros ritmos de raíz.
Empezó el concierto a las 23:40 con cierto retraso y una sala con buena entrada pero cómoda para escuchar y moverse sin agobios. La banda se presentó en formato quinteto, con la ausencia del teclista, al que se echó de menos notablemente a lo largo del concierto.
La noche empezó bastante tranquila y sosegada -los músicos todavía un poco fríos, dirigiendo quizás la opípara cena- con baladas suaves en las que ya se hizo presente el protagonismo de Alberto, su guitarra y su voz de gran personalidad y presencia que destacaría a lo largo de la noche. El repertorio iba sumando composiciones detallistas, sofisticadas a veces, y  orquestadas con buenos arreglos, en las que -a falta de los colchones del hammond que dan gran atmósfera a la banda- destacaba una guitarra preciosista, más cercana a veces al jazz que al blues-  y unos metales -saxo y trompeta- que aportaron brillo e intensidad a los temas. Una base rítmica de bajo y batería muy bien empastada marcó en todo momento la marcha de la banda.
El concierto se fue llenando de color y calor tema tras tema, y fueron sonando la mayoría de las piezas que forman el repertorio propio del grupo, que hasta el momento cuenta con un LP y un single en circulación. El ambiente en la sala se iba encendiendo al igual que los músicos sobre el escenario – Alberto más suelto en la guitarra y los metales ganado en presencia y brillando ya con luz propia- .  Mucha sintonía y complicidad en el escenario, con unos músicos contentos y  capaces de transmitir ese buen rollo al respetable, que iba in crescendo en lo que al  bailoteo se refiere. Algunas versiones también cayeron como una muy personal ‘Black is black’, singularmente adaptada.
Tras un final ya absolutamente arrebatado, terminaron su actuación bajándose del escenario al estilo mardi gras y deambulando entre un público entusiasmado que les acompañó hasta sus últimas notas.

Conchi Gálvez

miércoles, 3 de junio de 2015

TRAVELLIN' BROTHERS Little Band 13/06/15


Que los ‘Travellin Brothers’ iban a petar la sala y darnos un conciertón ya lo sabíamos, no nos cabía la menor duda, y el numeroso público que llegó a la sede bien tempranín también lo sabía. Con esta banda rebosante de talento y buenas vibraciones pasamos una noche deliciosa en Valles, en la que ellos afirmaron sentirse como en casa y nosotros como en el cielo. Los ocho músicos se subieron al escenario sobre las 23:15 felizmente llegados de una contundente cachopada. La sala estaba repleta desde hacía un buen rato  -la gente llegó pronto para coger sitio- y antes de empezar el show fueron sorprendidos por la intervención de Ana Canteli, presidenta de la asociación Bocanegra, quien les hizo entrega de un premio ‘Bocas’, el primero que la asociación entrega fuera del ámbito del cine. Con este premio se quiso hacer un homenaje a la banda por su brillante trayectoria internacional y por su generosa vinculación con nuestra asociación, que se ha ido consolidando fraternalmente desde que en 2013 pasaran por primera vez por la sede de Valles. Su carrera no ha hecho más que crecer en estos 12 años como formación: han grabado varios discos en estudio y en directo, han viajado -cada vez más lejos-, han ganado premios internacionales y han tocado sin descanso en todo tipo de garitos y  teatros. Esa experiencia acumulada se traduce en profesionalidad y fluidez en el escenario, soltura, un no tener casi ni que calentar, un buen rollo que se nota y acerca a la banda al público, haciéndolo disfrutar ya desde el primer tema.
En formato Little Band -los 6 componentes del combo base más un par de metales de apoyo: trombón y trompeta- y un sonido muy potente, ofrecieron un show caliente, vivo y chispeante, manifestando en todo momento un entusiasmo de lo más contagioso. Abrieron con un tema tradicional de Lead Belly en plan suavín, todos de pie en el escenario -el baterista con la tabla de lavar- para seguir con el tema que da título a su último álbum ‘Magnolia Route’  y que inundó la sala de contundente swing. Con un sonido brillante  que encandiló  al público durante sus dos horas de actuación, fueron así desgranando un sugerente racimo de temas de sofisticada composición y buenos arreglos, ejemplos de los mejores ritmos salidos del Mississipi: swing, soul, funk, Chicago blues ó gospel  a los que sumaron algunas referencias a otros estilos americanos con los que fusionan de maravilla, como el mambo de ‘Creole Queen’ o el country de ‘Song for you’.Entre todos estos temas propios, iban sonando versiones de grandes reyes del blues -Albert King, BBKing y Freddy King- y otros miembros de la ilustre nobleza de la música negra como Buddy Guy o Louis Amstromg.
Después de escuchar grupos marcados por excesivos protagonismos personales, disfrutamos al encontrar un equipo en el que el concepto de ‘banda’ esté así de entendido. Un estilo el del grupo determinado por la marcada base rítmica, impecable y fundamental en estos temas tan elaborados, la frescura del piano, la vehemencia genuina de la guitarra y unos metales que aportan fuerza, brillo y sensualidad.  El potente y carismático vocalista Jon Careaga es un gran maestro de ceremonias, capaz de dirigir el show y conseguir la complicidad del público al  que rápidamente puso a corear y bailar. ‘Travellin’ Brothers’ son una sólida roca donde la fuerza del  ‘todo’ prima sobre el virtuosismo del ‘yo’, aunque también pudimos disfrutar con momentos de solos para el lucimiento de todos los miembros de la banda, entre los que estuvieron especialmente inspirados Aitor Cañibano a la guitarra y Alain Sancho al saxofón.
El show estuvo lleno de momentazos, como el ‘Love, Joy and Happines’ con el público haciendo coros, el íntimo y conocido ‘What a Wonderful World’, el swigazo de ‘Ballroom 24’ o el desfile entre el público con el que suelen terminar sus actuaciones al ritmo de ‘When de saints go marchin’in’.  Una noche preciosa en la que el optimismo de la música el ‘Travellin`Brothers’ logró por fin desprendernos de las telarañas y los oscuros nubarrones que dominaron este larguísmo, inacabable invierno.

Conchi Gálvez

sábado, 16 de mayo de 2015

TIGER BELL sabado 30/mayo/2015

La banda Tiger Bell -llegada de la remota y sugerente Estocolmo- convenció en su paso por Valles en el último de los conciertos del  mes de mayo dando buen ejemplo de un divertido power punk al más puro estilo ‘high school’ norteamericano. La noche estaba estupenda, por cálida y despejada, invitando a todo, y el ambiente animado ya desde primeras horas de la noche. Público muy novel y expectante ante una banda de estética y sonido fresco y juvenil que no defraudó a sus fans. La diversión debajo y encima del escenario del escenario se coció ya desde el primer tema, con unas suecas sorprendidas del mogollón y la entrega de la  gente después de una noche de concierto en Bilbao que no respondió a sus expectativas.
Cuatro jóvenes mujeres forman la banda, nacida en 2010 pero ya con cuatro giras europeas a su espalda, mucho directo encima y un disco grabado que las ha hecho candidatas de premios y festivales varios.
Las chicas se defendieron más que bien en el escenario. Punk apopado sin más pretensión que la energía y el descaro, llena de canciones trepidantes de sencillas melodías y arreglos mínimos, guitarras serrucheras, distorsión comedida, estribillos y coros pegadizos. Presentaron su disco  ‘Dont Wanna Hear About Your Band’, doce temas repletos de guiños al punk más genuino, fresco y sin complejos, que invitaba a seguirlas canción tras canción. Voces femeninas agudas pero expresivas, tanto en los acompañamientos como en la voz solista de Lovisa, insolente y repleta de ardor adolescente.  En la parte rítmica, una batería sencilla y acelerada que acompañaba a la bajista de líneas puras pero contundentes y efectivas que destacó por su simpatía, con guiños constantes al público, saltos y bailes que animaron al personal.     
Bis con versión de ‘Ca plane pour moi’, y gran vuelta al ruedo de la bajista sobre los brazos del público a los que se arrojó sin miramiento ninguno. Terminaron haciendo amigos, fotos y sonrisas con todo el mundo y dejando buen regusto a la parroquia bocanegra allí presente.

Conchi Gálvez y la colaboración de Flekos Bad Cream.
http://www.tigerbell.com/
https://www.youtube.com/watch?v=6SgmFm5bTa4

sábado, 2 de mayo de 2015

THE SONIC BEAT EXPLOSION Y CRUDO 09/05/15

Auténtica y apabullante. Así se podría resumir la actuación de ‘Crudo’, primera de las bandas que disfrutamos el pasado sábado en la sede de Valles. El grupo abrió para los alemanes ‘Sonic Beat Explosion’ con una puntualidad casi desconcertante -se anunciaba una noche subidita de decibelios y no queríamos crear mal rollo entre el vecindario del pueblo que siempre ha soportado tan ejemplarmente conciertos y demás mogollones- a las 22:30, en una sede a medio gas todavía, y se dejaron la piel sobre el escenario durante 60 gloriosos minutos. Contundentes desde el primer tema, los de Avilés descargaron toda su artillería- pesada como corresponde a unos metaleros de pro- de hard rock con aires heavys, uniendo a una gordísima base rítmica de bajo y batería las filigranas de dos guitarras obstinadas y una voz genuinamente descarada.
Herederos del rock urbano más auténtico que tanto escuchamos en los ’80 y de las grandes bandas internacionales del metal, ‘Crudo’ se aleja del repertorio de versiones que tan habitualmente vemos por los bares para defender con orgullo temas propios de sus tres grabaciones, la última de ellas llamada ‘Héroes, Esclavos y Traidores’ y publicada el pasado 2014. Temas rotundos, tajantes, llenos de fuerza y energía, que en el escenario de Valles sonaron a todo volumen, esplendorosos. Letras que hablan del hartazgo, el desencanto y las mentiras de una sociedad enferma, pero que muestran  también un espíritu épico y romántico muy metalero -qué buena gente suelen ser- homenajeando a los héroes cotidianos ó poniendo música al ‘No te rindas’ de Benedetti.
Por su parte, los alemanes ‘Sonic Beat Explosion’ siguieron dando cerita de la buena en una noche en la que salimos de Valles con los pelos y los tímpanos de punta. Con un estilo más garajero, sonaban también con energía y un estilo muy personal y sofisticado sobre el sólido armazón del hard rock de influencias escandinavas. Nos recordaban a bandas míticas de los ’90 como ‘Hellacopters’, ‘Back Yard Babies’, ‘Glucifer’ ó incluso los precursores ‘Nomads’. Sin excesivo protagonismo de ninguno de los cuatro miembros -dos guitarras, bajo, batería y voz- destacaron algunos momentos especialmente intensos del guitarra solista,  que nos lanzó solos delirantemente distorsionados.  Una actuación correcta pero un poco fría, con una puesta en escena un pelín estática - quizás motivada por la barrera idiomática- y discretos intentos de interacción con el público, que aún así respondió llenando la sala y siguiendo todo el concierto, de una horita escasa, con interés creciente -siempre solemos irnos arriba al final-.Se pidió un bis, donde pudimos disfrutar de una estupenda versión de la mítica ’Search and destroy’ de ‘Iggy and the Stooges’ con el que se despidieron.

Conchi Gálvez


viernes, 17 de abril de 2015

LAURENCE JONES REVIENTA VALLES

Léelo n'asturianu
Laurence jones
Noche de llenazo y buena música una vez más en Valles, aunque suene ya a lo de siempre. Laurence Jones llegaba con el halo de joven genio y promesa del blues europeo avalada por una biografía corta  -dada su juventud- pero llena de premios, buenas críticas y una gira estratosférica por delante. Y en Valles triunfó una vez más,  metiéndose al público en el bolsillo muy merecidamente, con un concierto que empezó fuerte y fue ganando más y más intensidad hasta reventar la sala en un aclamadísimo bis. 
Tres discos en tres años avalan también su energía compositiva y su efervescencia. En formato trío, el joven repasó en hora y media la mayoría de sus composiciones transmitiendo una verdadera pasión y deleite en el escenario que no tuvo dificultad en contagiar a los que tuvieron la suerte de pillar sitio en la petadísima y cada vez más falta de espacio sede de Valles.
En el repertorio, una continua descarga de blues rock, con guiños al blues más clásico del que ha bebido en su corta pero productiva vida, temazos lentos, algo de psicodelia y una guinda funky  muy intensa. Composiciones propias en su mayoría, -acompañada a veces de letras desesperadas que el joven atacaba con una voz suavemente rasgada-  y que se afanaba en presentar largamente ante una abarrotada sala que apenas le entendía pero que respondía con silbidos y aplausos llenos de buenas intenciones.
Con una primera parte en la que pudimos comprobar la buena técnica y el gusto compositivo del chaval, pero que resultó todavía un poco fría, la versión de Hendrix/Dylan ‘All alone  the watchtower’ marcó el punto de inflexión a partir del cual todo fue ganando en calor y colorido, tanto encima como debajo del escenario. Tema a tema se fueron sucediendo riffs, melodías y solos, la presencia rítmica fue ganando también protagonismo, empezamos a sudar, y cuando por sorpresa llegó la despedida del grupo, la masa enfervorecida no hubiese dejado bajar fácilmente a los músicos del escenario. La verdad que no hizo falta. El trío, de muy buena gana, pues se les veía encantados de la vida, nos regaló un bis apoteósico con un tema funk muy cañero, seguido conocido y  ‘real blues’ según las palabras de Jones ‘Every day I have the blues’, y terminando con el ‘Bullfrog Blues’ de Rory Gallagher para salir del escenario e instalarse ya en el olimpo de los dioses de Bocanegra. 
El formato trío y el protagonismo del solista apenas dio para el lucimiento de los músicos acompañantes, un batería discreto pero eficiente y certero, y un bajista extraordinario que actuó de esponjoso pero robusto colchón rítmico, tirando muchas veces de los temas, y otras veces impulsando los riffs de Jones como una invisible corriente térmica que  elevara a una majestuosa ave planeadora.
Solo en algunos momentos  echamos de menos la voz rota por la desesperanza y el licor, las suelas gastadas por la derrota y las arrugas del fracaso y la pérdida que le dan alma al blues y que en un joven tan fresco hubiesen resultado inverosímiles. Nada que la vida no cure, por otra parte. En fin, deseamos a este fenómeno una larga y magnífica carrera porque tiene mucho que decir todavía. En resumen: fue un encuentro fantástico.
Conchi Gálvez

lunes, 6 de abril de 2015

CONCIERTO PRO-PIRAGÜES 17/04/2015

Viernes 17 de Abril 2015, 22:00hrs apertura de puertas 21:00, nos visitan SONAMBULOS un grupo de músicos muy experimentados y que tienen un repertorio basado en versiones del rock español de los años 70-80 además de un montón de temas propios. Este concierto, al igual que el año pasado, es un extra en nuestra programación y esta  destinado a recaudar fondos para les Piragües del Piloña y por ello colaboraremos todos, socios y no socios, con una aportación en la entrada. Es por una buena causa, no faltes

viernes, 20 de marzo de 2015

CORQUIEU y SEU , viernes 3 de Abril



Léelo n'asturianu
De más que prestosa puede calificarse la noche de encuentro con las músicas de raiz, en las que vivimos con intensidad la presentación en el escenario de Valles de dos bandas per asturianes, Corquieu y SEU, ambas de nuestro cercano concejo de Ribadesella. De la primera poco se puede decir que los amantes de la música de raíz no conozcan ya. Recién cumplidos los 18 años de existencia y con tres discos en el mercado, la banda ha sabido ir ganándose el respeto de la crítica y del público, que siempre disfruta y participa de manera activa con los músicos a pie de escenario. Sobre las 23:30, y con la sede a medio gas todavía, iniciaron un concierto muy completo y convincente, de aires básicamente tradicionales acompañados con temas propios, en los que fueron intercalando baladas y añadas con saltones, reels y otros ritmos más danzables. El formato sexteto combinó una poderosa parte rítmica, aportada por bouzoukis, guitarra acústica y violín, con melodías  galopantes y vivaces -que los asistentes bailaron y palmearon con alegría-  traídas  de la mano de la gaita de Rigu y la magnífica flauta travesera de David Álvarez. La voz melancólica de Llucy González contribuyó de manera determinante a crear esa atmósfera apacible, llena de neblinas, anhelos y añoranzas  que cimentan la música popular asturiana.
Por su parte, el quinteto SEU casi debutaba en Valles, pues llevan un escaso año como formación, a pesar de que sus componentes tienen ya en su mayoría las suelas gastadas de patear praos y escenarios de festivales folk y rock. Surgidos casi como una ‘spin off’ de Corquieu, por la presencia de Rigu y Paul Balmori a la gaita y al bouzouqui y voz, respectivamente, a los que se ha unido recientemente el flautista Santiago, ofrecen un estilo menos tradicional, más basado en la fusión, hasta el punto de autodenominar a lo que hacen ‘folk progresivo’, término que me encanta. Y efectivamente, sobre todo en la última parte del concierto se apreciaron esas influencias del rock progresivo en la extensión de los temas, y la creciente complejidad de las estructuras y de los arreglos. La presencia del bajo eléctrico de Joan balmori y la batería de Christian Carrio, unidas a la voz singular de Paul contribuyen a dar esa presencia contundente, electrizante a veces, alejada por momentos de las estructuras y las melodías de la música folk. Tienen por delante todavía un necesario tiempo de rodaje para llegar a sonar con la solidez y la seguridad que se merecen, y que seguramente sorprenderá a muchos por lo arriesgado de su propuesta y por su creatividad, verdaderamente renovadora en la escena folk actual.

Conchi Gálvez
https://www.youtube.com/watch?v=_PH0xe2PxDg
https://www.youtube.com/watch?v=nDZFry3hTng

Léelo n'asturianu
Traducido por Miguel Isla

jueves, 26 de febrero de 2015

CONCIERTO DE JOHN NEMETH 07/MARZO/2015


Léelo n'asturianu
El concierto del pasado sábado del estadounidense John Nemteh y su trío solo puede calificarse de deslumbrante. El artista llegaba a Valles directamente de Suiza, donde había tocado la noche anterior, y pisaba por primera vez un escenario en España ...el de Valles, supongo que cansado, sin hablar una sola palabra de español, y sin saber qué hacía en medio de aquel diminuto pueblín. En la sede se esperaba el concierto con muchas ganas.
En formato cuarteto (guitarra, bajo, batería y voz), la destreza del solista con la armónica introdujo un elemento más en la banda. Nemeth es un  personalísimo y brillante armonicista y vocalista de soul-blues, un tipo curtido ya en mil batallas, con una dilatada  y existosa carrera a sus espaldas: siete discos grabados, innumerables premios recibidos y nominaciones a otros tantos, composiciones muy personales que beben de la amplia historia del blues y del soul, y un gran respeto por parte de la crítica especializada.  Como pasa con los más grandes,  resulta en el trato un tipo sencillo y encantador, sin egos, malas caras, ni caprichos de divo. Extensible este comentario al resto de la banda, todo sonrisas, talentazo y buen rollo de principio a fin.
Más de dos horas de concierto impecable del cuarteto, a falta de los metales que suelen acompañarle en directos y grabaciones. Una voz deliciosa la de Nemeth con un color muy blanco, pero llena de feeling y guiños negros, rebosante de matices y de sentimiento, alternando con solos de armónica de muy alto nivel. Los músicos a pesar de su juventud demostraron talentazo y personalidad en el escenario, una ejecución muy limpia y compacta y buen gusto en acompañamientos, solos y coros, en los que se marcaron unas armonías vocales que nos pusieron los pelos de punta. El batería nos recordaba a Ginger Baker en estilo y en apariencia, y mantuvo con acierto la base rítmica con un bajista preciso y eficaz en su papel.
Mención especial merece el joven guitarrista Travis Swanson, dotado de gran sensibilidad, perfección y elegancia en su estilo, más cercanos al jazz de wes Montgomery ó Di Meola  que a la fuerza bluesera de Buddy Guy, aunque su presencia estuviera siempre implícita. La aparente simplicidad de los que dominan técnica y sentimiento se  reforzó con el  sonido limpísimo de una telecaster sin pedales ni efectos de ningún tipo con los que se marcó solos antológicos.
El repertorio incluyó sobre todo temas de su último disco ‘Memphis Grease’, grabado en 2013 en la ciudad en la que ahora reside, alternando clues clásico como el de ‘Country boy’ con un solo de armónica brutal con  baladones soul como ‘If it aint broke’ , ‘Testify my love’  ó ‘I can’t help my self,’ donde se echaban de menos los fantásticos vientos del disco ‘ ó temas onda motown como ‘Back luck is my name’ ó ‘Sooner or later’, en el que los tres acompañantes se lucieron con unos coros absolutamente angelicales.
Al final del concierto la gente estaba enloquecida, la sesión de fotos y la firma de autógrafos fue tan extensa que se prolongó hasta bien avanzada la madrugada, cuando los músicos  se retiraron prometiendo el regreso a Valles en su próxima gira española, esta vez con  sección de metales.
El sonido de la noche perfecto, impresionante lo que sonaba allí arriba. Jorge se supera a sí mismo cuando quiere, y a pesar de estrenar mesa digital, aquello sonaba con una nitidez, un cuerpo y un empaste maravillosos.
En resumen, una noche deliciosa en la que nos sentimos realmente privilegiados de haber disfrutado en casa de semejante banda  tan al alcance de la mano, en un concierto así de íntimo. Nos vemos en Valles.

Conchi Gálvez
Léelo n'asturianu
http://www.dirtyrock.info/2015/02/john-nemeth-la-gran-voz-del-soul-blues-de-gira-por-espana/

viernes, 13 de febrero de 2015

CONCIERTO TRIBUTO A RUBÉN BLADES 21/02/15

Maestra Vida nace de la idea de homenajear al cantante y compositor panameño RubenBlades.
Con mas de veinte discos editados,seis premios Grammy,colaboraciones con multitud de artistas y toda una vida de giras y conciertos ,Ruben es uno de los más importantes artistas iberoamericanos de todos los tiempos.
El y su banda Seis del solar han influido enormemente en la música latina tanto por sus letras como por su personal estilo y musicalidad.
Por este motivo,y siempre desde la admiración se deciden reunir en Gijon un grupo de músicos profesionales,para rendir un merecidÍsimo homenaje "al poeta de la salsa ."
Temas como Plastico,Ligia Elena o Pedro Navaja permanecen en el subconsciente de miles de seguidores por todo el mundo, y así sera por muchos años.

Mestra Vida está compuesta por buena parte de la estupenda orquesta ASIA, Luis Miguel Fdz voz, JJosé Fermín Gordo batería, Yusniel Guerra percusión, Carlos Láiz bajo y Javi Rubio teclados, la formación se completa con dos grandes trombonistas Toño Gómez y Alberto Castelló. 
Sonidos no habituales y ritmos muy poco vistos en nuestra sede, únicamente a cargo de Latimba en abril 2011, nos transportarán a lo mejor de la salsa, eso será lo que disfrutaremos en Valles el próximo sábado 21 de febrero a partir de las 23:00, con apertura de puertas a las 22:00. Y recuerda lo que dice el cartel "If you do, you'll be here..... if you don't, you should".
https://www.facebook.com/maestravidatributo?fref=ts

martes, 20 de enero de 2015

CONCIERTO DE THE CLAMS 31/01/2015

Léelo n'asturianu
El sábado 31 de enero celebramos el séptimo aniversario de la asociación Bocanegra con el divertido concierto del sexteto madrileño ‘The Clams’. Un hecho que pasó casi desapercibido tanto para el público asistente al concierto como para los propios socios. Parece que cuando las cosas funcionan -y bien- se hagan solas. Pero noooo es así. Cualquiera que alguna vez haya participado en la organización de un evento, por sencillo que parezca -un baile en el instituto, una fiesta en su pueblo, el cumpleaños de su hijo- sabe que estos acontecimientos acarrean un curro considerable. En nuestro caso, la búsqueda de las bandas y la programación de los conciertos, el contacto con los músicos y su acomodo, la preparación y limpieza del local –albañilería, carpintería, fontanería, electricidad y mil chapuzas más incluidas- , el sonido y la iluminación, la difusión y otras mil cosas suponen muchas horas de trabajo para el equipín que integra la directiva de la asociación, y que no tienen más fin ni más compensación que los momentos vividos con la música en directo. No está demás agradecer ese trabajo ‘invisible’ y tan valioso de los que están siempre ahí detrás en la sombra, y también el apoyo de socios y simpatizantes que acuden a los conciertos y contribuyen así a su mantenimiento.
Pero bueno, volvamos a la crónica del concierto del sábado. A pesar de lo duro de la noche en cuestión -climatológicamente hablando- la experiencia con las almejas fue de lo más grata. La sede estaba petada y se agradecía espacialmente el ‘calor humano’ en una noche tan fría. La banda sorprendió y enamoró desde el primer tema, tanto por la frescura y la divertida puesta en escena de las intérpretes, como por el cuidado repertorio, los arreglos y el empaste instrumental. El sonido, como siempre, resplandeciente, a pesar de los problemillas incordiantes de un cable. Un show repleto de soul y rythm&blues ofrecido en formato sexteto (faltó la saxofonista por causas mayores), demostrando seguridad y firmeza en el escenario, y muy buen rollo con el público.
Como suele ocurrir en los conciertos de soul, parece que el protagonismo se lo lleve siempre la voz cantante -Aida Clams en este caso-, una mujer con una voz llena de maravillosos registros, un color brillante, fuerza y picardía, que nos emocionó y enardeció por momentos. La presencia permanente y el refuerzo tanto instrumental –bajo, batería, guitarra y unos  expresivos vientos - como en coros por parte de la banda, siempre atenta, aportó un sólido colchón a la voz solista.
El repertorio combinó temas propios – los publicados en su primer disco y los que formarán parte del segundo, a punto ya de salir a la venta- con otros muy conocidos de de Otis Redding, ‘Barbara Lynn, ‘Wilson Picket, con coros del público incluidos ó Ray Charles.
Un derroche de energía, risas y buen rollo en el escenario, que contagió a un público fiestero y caliente, dispuesto a bailar y a pasarlo bien desde el primer tema. A petición de la solista se armó en medio de la sala una soul train line por la que fueron desfilaron cachondamente los más intrépidos, mientras el resto de la sala bailaba y palmeaba lo que podía. La interacción banda-público fue constante a lo largo de la hora y media de concierto, y se pidió con insistencia un bis que terminó con un apoteósico ‘Proud Mary’.
Agradecimiento y amor eterno a ‘The Clams’ por el buen rato que nos hicieron pasar, y felicitaciones a la gran familia Bocanegra por habérnoslas traído a casita, y por todo lo demás. Que no pare la  música!

Conchi Gálvez.
http://theclams.es/
Léelo n'asturianu
Traducido por Miguel Isla

HEMEROTECA DE LOS CONCIERTOS Y ACTIVIDADES

DONDE ESTAMOS


ESCENARIO DE LA SEDE SOCIAL