jueves, 15 de mayo de 2014

CONCIERTO THE NEW ROSES VIERNES 23/MAYO/2014

Sesión rotunda y convincente la del pasado sábado en valles con el cuarteto alemán ‘The New Roses’. Las expectativas eran buenas y así se demostró con el aforo de la sala, con un llenazo considerable, y un público muy rockero, en su mayoría llegado de más allá de las fronteras piloñesas, hecho que se viene repitiendo en los últimos conciertos y que no deja de asombrarnos. 
Con un leve retraso sobre el horario establecido, sobre las 11.30 sonaron los primeros acordes de lo que sería un incesante homenaje al hard rock, en el que la banda fue presentando uno a uno los temas de su  disco "Without A Trace". El cuartero - dos guitarras, bajo y batería-  tiene en Timmy Rough, vocalista y guitarra solista, su auténtica alma, personalizada en una voz desgarrada, áspera y llena de matices que nos arrastró  por callejones oscuros y carreteras interminables. A pesar de la entrega del front man, se notó una cierta frialdad teutona en el resto de la banda, que no llegó a conectar con un público caliente y dispuesto a todo, que no paró de jalear a los músicos durante las más de dos horas de concierto. Con un sonido potente,  la banda, que se acerca más a los Bon Jovi y Aerosmith de los ’80 que a Metallica o AC-DC, nos ofreció un recital lleno de sinceridad y solidez, en el que se notaban las horas de escenario,  asfalto y contacto que la banda lleva a la espalda.  El concierto alternó temas más ligeros  como "It's A Long Way” ó “She's Gone" con baladones  a dos voces y temas más pesados y oscuros como "Devil's Toys", ó "Whiskey Nightmare", que hicieron las delicias de los más metaleros. Rock and roll clásico, sólido y contundente, sin excesivos virtuosismos, en el que una tenaz base rítmica permitía el juego de las guitarras y el ya citado protagonismo de la voz solista. Tras un breve descanso, un par de temas en solitario de Rough con acústica bajaron un poco el ritmo del concierto, que volvió a coger nuevos ímpetus para terminar con un bis repleto de buenas versiones de lo más dispares, demostrando las fuentes clásicas de las que la banda se nutre: Chuck Berry, Led Zeppelin o Lynrd Skynrd y su ‘Sweet Home Alabama’.
Buenas sensaciones las que la banda dejó en su paso por Valles, a juzgar por los comentarios recogidos de muchos de los asistentes, que disfrutaron de lo lindo ante esta descarga de energía y poderío rockero y se enrollaron con los músicos comprando un buen número de discos al final del concierto. Por si alguien tenía alguna duda, el rock no está muerto, amig@s.
Conchi Gálvez
Léelo n'asturianu
https://www.youtube.com/watch?v=4d4gT6HsVN0
https://www.youtube.com/watch?v=fNueaDC0JII






HEMEROTECA DE LOS CONCIERTOS Y ACTIVIDADES

DONDE ESTAMOS


ESCENARIO DE LA SEDE SOCIAL