sábado, 21 de diciembre de 2013

SUPERSWEET 28/12/2013

Broche de oro al año 2013 en Valles con la banda ‘Supersweet’, que nos ofreció un maravilloso, enérgico e intenso ‘Tommy’, uno de los discos más conocidos de la banda ‘The Who’. El trío de San Sebastián está integrado por  Imanol G. (guitarra y voz principal),  Andoni E. (batería y coros) y Avaro T. (bajo-teclados y coros). Los dos primeros llevan ya veinte años juntos tocando en diversas bandas, a los que posteriormente se uniría el organista para formar ‘Supersweet’, donde ejerce las funciones de bajista desde el teclado. Hasta el momento, en esta formación han grabado ‘The Hereafter’, un disco muy recomendable, de profundas raíces british.
El homenaje al mítico disco de los Who, compuesto mayoritariamente por P.Townshend, nació en respuesta a la proposición de una sala donostiarra para un único concierto, pero se convirtió en un proyecto más sólido que les ha ocupado dos años completos, con un total  de 37 conciertos repartidos a lo largo y ancho de todo el Estado. En Valles cerraban etapa, muy satisfechos de lo conseguido, pero con ganas de retomar sus propios proyectos.
El trío muestra un directo muy potente y arrollador, fiel reflejo de la música y el espíritu de la banda británica. La estética y actitud de los músicos en el escenario, y la pantalla que de fondo mostraba imágenes de los músicos y del imaginario ‘The Who’, contribuyeron a sumergirnos en el frenético universo de la banda, ante un público expectante y más que sorprendido ante la complejidad armónica de la obra y su impactante ejecución. Y es que Tommy no es un disco al uso, ni fácil de escuchar y entender sin haber profundizado en su estructura y argumento. Definida como la primera ‘ópera rock’, se la compara más con una cantata, una composición esencialmente vocal con acompañamiento musical. Además de lo enrevesado de la música, en Tommy las voces constituyen un elemento fundamental de la obra, participando esencialmente en la original Daltrey, Townshend y Entwistle y apenas el baterista Keith Moon. En Supersweet, los tres intérpretes participan vocalmente, siendo realmente increíble la capacidad del baterista Andoni simultaneando los agudos coros con su compleja ejecución sobre el instrumento.
El concierto, con un sonido absolutamente impresionante, resultó un fiel reflejo del recogido en el disco ‘Live at Leeds’ grabado en directo por el cuarteto londinense en 1.970.  Dividido en cuatro partes -al inicio de cada cual el cantante hacía una breve introducción argumental- se fueron encadenando sin pausa los míticos temas de la obra, desde la sinfónica ‘Overture’ hasta la gloriosa ‘See me feel me, listening to you’ del final. Entre medias, sonaron temas tan reconocibles como ‘The Acid Queen’, ‘Pinball Wizard’, ‘Smash the mirror’ o  ‘I’m free’, una de mis favoritas del disco. Un buen nivel instrumental y vocal el de los tres componentes, destacando por su inmensidad la ejecución de Andoni a la batería, digno heredero del carismático y mítico Keith Moon, al que además de con su frenética pegada en tambores y platos, recordaba con sus gestos y muecas enloquecidas, dejándonos embobados con su brillantísima actuación.
Tras el fin de la obra, la banda se despidió con un bis integrado por tres temas entre los que se encontraban ‘The Seeker’ ó ‘Substitute’, y que incluyó un divertido fragmento de ‘My generation’ tocado al derecho y al revés, letra incluida, y un amago de destroce de guitarra sobre el escenario que sorprendentemente no llegó a consumarse. En resumen, un sobresaliente para ‘Supersweet’ en cuanto a ejecución, puesta en escena e interacción con el público. Esperamos tenerlos de nuevo por Valles en cuanto editen su nuevo disco para su presentación en toda regla.

Conchi Gálvez
Traducido por Miguel Isla

miércoles, 27 de noviembre de 2013

PELÍCULA "BERNABÉ" Y CONCIERTO JAZZ 07/12/2013

Léelo n'asturianu
"BERNABÉ", el primer largometraje en asturianu se presenta en la sede de amcBOCANEGRA cinco meses después de su estreno en Ribadesella.
Sábado 7 de diciembre a las 19:00hrs.
El joven Pablo Casanueva dirige esta película con un guión propio basado en relatos y testimonios de personas que conocieron personalmente a Bernabé o vivieron su historia muy de cerca.
Pablo Casanueva ha contado con muchas colaboraciones de amigos y personas delante y detrás de las cámaras para este proyecto sin subvención alguna.
Tras la proyección de la película, breve cambio de impresiones con el director que aprovecharemos para reacondicionar el escenario e inmediatamente dar paso al exclusivo concierto de JAZZ a cargo del trío:
Jacobo de Miguel: piano
Masa Kamaguchi: contrabajo
Iago Fernández: batería
Léelo n'asturianu





martes, 12 de noviembre de 2013

THE JOKERS 23/NOVIEMBRE/2013

Léelo n'asturianu
Otra noche llena de watios y poderío rockero la que nos ofrecieron ‘The Jokers’ en nuestra sede el pasado sábado. Tras el buen recuerdo que la banda nos había dejado en su concierto de 2013, las expectativas por nuestra parte eran grandes, y el cartel de ‘completo’ en la sede de la asociación así lo corroboró. El cuarteto de Liverpool terminaba esa noche una gira española bastante extensa, que les hizo recorrer las cuatro esquinas del país con un resultado satisfactorio en su opinión, y de la que llegaban a Asturias con un sorprendente buen cuerpo. Presentaban en esta ocasión su segundo disco, ‘Rock ‘n’ Roll is Alive’, que haciendo honor a su nombre está repleto de  rock clásico, contundente y genuino, con pinceladas de bravo hard rock, y que los componentes de la banda supieron defender con energía sobre el escenario.
La banda empezó fuerte con el potente y  ya conocido  ‘Shake’, tema de su primer disco, al que el  público respondió con alegría y palmas. Con ‘V.i.b.e.’ la guitarra de Paul Hurst desató el protagonismo punzante que no dejaría de martillear nuestros oídos en toda la noche, repleto de poderosos riffs y largos solos que no dejaron de alegrar los corazones de los rockeros allí presentes.
Durante todo el concierto la banda mantuvo una actitud expansiva y de constante interacción con el público a pesar de la barrera idiomática que el vocalista Wayne Perry compensaba con muestras efusivas y agradecimientos constantes. Un frontman entregado y en persistente ebullición, dotado de una voz no demasiado poderosa pero si llena de matices y perfectamente articulada con la orquestación y los coros del bajista Simon Hurst. En ‘Radio’ se acercaron a su balada más ochentera , un poco al estilo de las grandes bandas norteamericanas de aquellos años, para llegar al descanso con un tajante ‘Let it rock’, que disfrutamos con el guitarrista agitando furiosamente su melena al  viento y con el mástil en plena erección.
Con el público ya calentito y con ganas de caña, el segundo pase fue un derroche de genuino espíritu rockero. Alternaron balada clásicas como ‘Hell to LA’ ó  una preciosa ‘Ocean of Kings’ ( qué bonita la suave introducción,  me recordaba a los Zeppelin más líricos)  con otros que sonaban como verdaderos cañones, como el  tremendo ‘Jam’,  un elegante homenaje a AC-DC.  Para el final y los bises, que siempre nos saben a poco, el regalín de ‘Helter Skelter’ (varias son ya las bandas que han versioneado este tema por aquí) y Silver City, en la que el público se desgañitó en el estribillo a petición del vocalista.
Muy destacable la labor del baterista Dan Evans. El chaval a pesar de su envidiable juventud nos dejó alucinados con una pegada llena de personalidad y una energía  tremenda, que llevó al grupo adelante durante toda la noche.
En resumen,  buena música, gran ambiente y mucho calor humano  fue lo que pudimos vivir en Valles ‘los de siempre’ y alguno más. Seguimos para bingo. Hasta la próxima.

Conchi Gálvez
http://www.thejokers.com/
http://www.rtve.es/alacarta/videos/los-conciertos-de-radio-3/conciertos-radio-3-the-jokers/1425566/
Léelo n'asturianu

viernes, 11 de octubre de 2013

BLUES - VALLES 2013 18-19 Y 26 OCTUBRE

Léelo n'asturianu
No se si os lo había dicho alguna vez, pero a los de Bocanegra nos gusta el blues. Sí, nos gusta mucho el blues: su pasión, su desgarro, su sentimiento, su energía, su rebeldía, su autenticidad. Llevábamos tiempo queriendo desde la asociación hacer un homenaje al blues, y en la medida de nuestras posibilidades, así ha sido. Los días 18, 19 y 26 de octubre, la sede de Valles se convirtió por unas horas en una auténtico cruce de caminos donde músicos, aficionados y otras gentes de mal vivir nos juntamos para vender nuestras sedientas almas al diablo a cambio de unas horas de placer.
Estas I Jornadas de blues, que esperamos se repitan en años sucesivos, se abrieron con ‘King Bee’, quinteto madrileño integrado por los hermanos Emilio (armónicas y voz) y Carlos Arsuaga (batería), Alvaro Bouso ( guitarra y voz), Ignacio Mendivil ( bajo) y Sergio Fernández ( guitarra). La banda, ya consolidada en el circuito madrileño, y con cierta presencia en Asturias, donde tiene grandes amigos, nos ofreció un poderoso y dinámico concierto, mezcla de sonidos Chicago, Louisiana y Texas. La formación llegaba a Asturias caliente después de una serie de conciertos encadenados y esto se notó en el escenario, donde demostraron soltura, solidez y consistencia, transmitiendo a los asistentes su enorme deleite en el escenario.  Presentaron un repertorio exquisitamente seleccionado  que daba muestras de su profundo conocimiento de la historia del blues, integrado por temas de Jimmy Reed, Bo’ Diddley, A.C. Reed, Little Walter, Gary Primich ó Frankie L. Sims,  algunos recogidos en su disco como el sugerente ‘The girl that radiates that charm’ y algún tema propio. La voz oscura y recia de Álvaro, se entendía a la perfección con los diversos tonos de  las armónicas que Emilio sacaba de su caja sin fondo, llenando el concierto de buenos momentos que hicieron menearse al personal a base de bien. Destacan en los temas enérgicos y más rítmicos, adoleciendo de cierta languidez en los más lentos, para los que les falta cierta profundidad en nuestra opinión. La puesta en escena llena de dinamismo y agilidad, iba encadenando constantes solos de guitarra y de armónica  que nos hicieron volar cerca de dos horas desde los campos de algodón hasta los rascacielos del Down Town de Chicago. Destacar la enorme presencia de Carlos Arsuaga a la batería, pura elegancia y versatilidad, con un toque realmente fino, fino, filipino, que además se marcó un solo magnífico.
El concierto de Edu Manazas & Whiskey Train, banda felizmente recurrente en  Valles, donde siempre nos había dejado muy buenos recuerdos, no decepcionó, confirmando que son un valor seguro por su pureza y autenticidad. El cuarteto madrileño, liderado por Edu a la guitarra solista y la voz está integrado también por veteranos músicos del circuto de blues: Pino Sambataro a la batería, Oscar González  a la guitarra rítmica y Phineas Sánchez al bajo. Una formación con más de  15 años de rodaje, carretera y manta. Presentaron su séptimo disco, grabado hace unos meses, y que al igual que el resto, está lleno de las personales versiones de los grandes del blues. El concierto de Valles resultó espectacular tanto por la banda como por el sonido. Sorprendentemente a la hora fijada de inicio del concierto la sala estaba vacía, y sin embargo, el goteo de asistentes fue constante a lo largo de las dos partes del mismo, de manera que se terminó con la sala llena y de lo más vibrante. De principio a fin escuchamos puro blues. El concierto empezó tranquilo, con medios tiempos que fueron calentando a la banda, para ir poco a poco generando una atmósfera electrizante en la que el protagonismo de la guitarra se veía reforzado por una más que sólida base rítmica. El repertorio, una delicia. Muddy Waters, Buddy Guy, Albert King, Howlin’ Wolf, Willie Dixon y otros muchos clásicos aparecen siempre en las sesiones de esta banda, adaptándose a la inspiración y la sensaciones de cada noche. Una experimentada puesta en escena y una excelente preparación técnica permite a estos músicos tocar sin repertorio establecido; solo  los primeros acordes y el tono que Edu imprime a cada uno de los temas bastan para que la banda siga al líder. Así, nunca suenan igual; el tono, los cortes, el ritmo y las improvisaciones son diferentes en cada ocasión. La banda se adapta, interpreta, se sorprende, inventa. De esta manera los músicos están siempre en tensión, y el blues se hace auténtico. Acompañándose de una voz sucia y oscura llena de feeling, la guitarra de Edu, acariciada por esas gigantescas manos desnudas habla por sí misma a través de los doce compases, llora, grita, susurra. Con sus rudos  acordes, llamadas  y respuestas, y esos solos intensos que se te clavan entre las piernas, el sentimiento de este bluesman inunda el aire y te hipnotiza. La banda estuvo en todo momento a la altura del solista, con la guitarra de Oscar adornando y buscando su propio protagonismo, y una sección rítmica de infarto. Phineas Sánchez manifiesta permanentemente su presencia al bajo de manera poco común y muy interesante, aportando una pegada y un ritmo insólito a la banda. Al lado de un batería cómplice y constante que sostenía a la banda en todo momento y que también se marcó un solo antológico.
Finalmente, las jornadas se cerraron con la actuación de Maraya Zydeco (María Álvarez, acordeón), Michael Lee Wolfe (guitarra y voz), Silvia Fernández (bajoy voz) y Ethan Winogrand (batería). También repetía esta banda actuación en Valles, aunque con una formación diferente en bajo y batería. El zydeco del nombre ya hace referencia al tipo de música que presentan, sonido Louisiana y Nueva Orleans con influencia cajún, con importante presencia del acordeón.
Con una sólida carrera a sus espaldas, y llegada al blues de la mano de Lee Wolfe a través del folk, el blues-grass y otras músicas de raíz, María dota al acordeón de una gran versatilidad: a veces suave y aterciopelado, es capaz de adoptar una expresividad y un desgarro estremecedores cuando es necesario, para volver a la ligereza y el ritmo casi ingenuo en los temas más bailables.
En el repertorio de la pasada noche aparecieron temas propios de su disco ‘Maraya Zydeco blues’, como el sureño ‘Cajun Food and Creole’, ‘Never been to Menphis’ que me recordó al gran J.J.Cale, o ‘Flechazo’, al más puro estilo Chicago. Acercamientos al rock’n’roll y al rythm & blues de la mano de Fats Domino son otros ejemplos de lo escuchado la pasada noche en Valles, un repertorio más eléctrico que el presentado el año pasado, pero delicioso de igual manera.
Michael Lee Wolfe es un buen intérprete de la música de raíz americana, tiene una voz levemente rasgada y con todo el peso de la vida encima, muy bluesera en sí misma, y se acompaña maravillosamente de su guitarra, que salta de ritmos y estilos con una facilidad pasmosa. El tipo se acompaña además de una puesta en escena divertida, en la que habla e interacciona con el público permanentemente, busca la complicidad de Silvia en chistes y comentarios que divierten al personal y compara a nuestro Jorge con el mismísimo Muddy Waters -todavía no hemos descubierto el por qué de ese paralelismo-.
La presencia de Silvia Fernández al bajo se manifestó de manera muy evidente a lo largo de toda la noche, con un groove muy poderoso que tiraba de la banda con energía. Silvia tiene además una voz llena de garra, que demostró en los constantes coros y en un temazo lleno de sensualidad que, sola en el escenario, empezó a capella, para incorporar luego acordeón y guitarra, y que dejó a más de un asistente con la baba colgando.
Una banda en fin, más que recomendable, integrada por cuatro grandes intérpretes, incluido el discreto pero estiloso y refinado Winogrand a la batería, con los que cerramos de manera sobresaliente estas Jornadas en Valles hasta próximos encuentros.
Larga vida al blues, herman@s ¡!
Conchi Gálvez
Léelo n'asturianu
Traducido por Miguel Isla

miércoles, 18 de septiembre de 2013

CONCIERTO SOLIDARIO 28/09/2013

Léelo n'asturianu
El pasado sábado 28 de septiembre una nueva cita reunió a soci@s y simpatizantes en la sede de la AMCBocanegra. En esta ocación, la cita contaba con  un componente añadido al puramente musical, pues se trataba de ayudar a vecinos del concejo con grandes necesidades derivadas de los dramáticos problemas económicos y sociales que estamos viviendo. En los días previos se había solicitado la colaboración ciudadana mediante su contribución en comida o en metálico, y la respuesta resultó más que considerable. Como contrapartida, la asociación trabajó en la preparación de un concierto en el que participaron dos bandas de forma totalmente altruista, ‘ The Big Trouble Band’, de Oviedo, y la local ‘The Noise Dealers’.
El concierto se inició pasadas las once de la noche, con la sede presidida por una abundante y alentadora pirámide de comida aportada ya  en los días anteriores, - y que seguiría creciendo a lo largo de toda la velada-, y un goteo constante de personas a las puertas. ‘The Big Trouble Band’ es una banda de buenos amantes del rock and roll que -en formato acústico- recrean con acierto versiones de temas míticos de los más grandes: Elvis Presley, Jerry L. Lewis, The Doors, AC/DC, los Stones, Creedence, ó  ZZ Top. El grupo estaba integrado por dos guitarras que se entendían muy bien, tanto en su aspecto rítmico como en los gozosos solos, un bajo efectivo y una percusión omnipresente, todo ello acompañado de tres voces poderosas, que lo mismo interpretaban en solitario que acompañaban con coros, dando a la banda un punto de solidez y consonancia muy agradable. Los temas conocidos y el buen hacer del cuarteto en el escenario animaron al personal al bailoteo y a los coros, demostrando una vez más que las buenas bandas de versiones tienen un punto seductor y resultón que gusta a la mayoría.
La segunda parte del concierto corrió a cargo de la banda local ‘The Noise Delars’, cuarteto piloñés cuyos miembros ya han pasado por Valles en otras formaciones, poseedores de un sonido muy enérgico, una especie de grunge empoderado, y un repertorio que no dio un momento de respiro, de pura caña y agitación. Con una formación sencilla- dos guitarras, bajo, batería, voz y coros- pero frenética, subieron al escenario con ganas y rodeados de amigos y familiares que no dejaron de espolearles ni un momento. El repertorio alternaba temas propios con versiones cañeras de clásicos del rock, como ZZ Top ó Black Crowes. De entre ellas, nos llamó divertidamente la atención una enfurecida versión del famoso tema ‘Tainted Love’ del grupo ochentero Soft Cell.
Podemos decir con alegría que la recaudación de la noche, 725 Kg. de alimentos y 315 € que se donarán a Protección Civil de Piloña, superan las expectativas con las que se convocó el evento, ya que únicamente se solicitaba un kilo de comida por asistente, y como pudimos comprobar, muchos vecinos del concejo que ni siquiera asistieron al concierto se molestaron en acercarse hasta la sede de Valles y dejar allí su aportación. La solidaridad a veces existe y se manifiesta, son muchas las personas que responden cuando se trata de echar una mano a quienes pasan por malos momentos en estos tiempos tan perros, y a veces solo es necesario crear los canales adecuados para hacerla efectiva. Ojalá seamos capaces de seguir con los ojos un poco abiertos a la realidad que tenemos a nuestro alrededor, una situación injusta que nos ha caído encima por la avaricia y el descaro de un puñado de seres oscuros pero que pagamos los de siempre,  y que esta sensibilidad y empatía no sea flor de una noche, si no que estemos ahí siempre para cuando se nos necesite. Porque no somos como ellos. Desde la AMCBocanegra agradecemos con sinceridad tanto las aportaciones de los músicos, que no cobraron por su actuación, como la de todos aquellos que nos acompañaron en este concierto solidario.

Conchi Gálvez
CONCIERTU SOLIDARIU 28/09/13
Fotos: Nacho Sariego

jueves, 5 de septiembre de 2013

CORAL POLIFÓNICA ARS NOVA 14/09/2013

Léelo n'asturianu  (Traducido por Miguel Isla)
La sede llena hasta la bandera y un gran concierto como era de esperar. Como habíamos adelantado La Coral Polifónica Piloñesa ofreció un espléndido recorrido por distintos estilos a lo largo de más de una hora y cuarto dividida en dos pases claramente diferentes, siendo la primera parte dedicada a los temas más tradicionales asturianos y canción marinera además de las clásicas habaneras. La segunda mitad tuvo un tono más informal siendo el pupurri de temas veraniegos  el más ovacionado. Para finalizar, un Asturias patria querida imponente.
Agrademos el interés y la colaboración de la Coral Polifónica Piloñesa para con nuestro proyecto así como también las palabras de  apoyo y gratitud de su directora Patricia M.Martínez al finalizar el concierto.
Ha sido nuevamente un placer.
CORAL POLIFONICA PILOÑESA 07/09/2013
Fotos Nacho Sariego

lunes, 19 de agosto de 2013

NOCHE REGGAE 31/agosto/2013

Léelo n'asturianu
"Debemos mirar dentro de nosotros, dentro de las profundidades de nuestras almas, debemos ahora convertirnos en algo que no hemos sido antes, algo que nuestra Educación, Experiencia y Nuestro Medio Ambiente nos ha preparado. Debemos engrandecernos, más de lo que nunca hemos sido; con más coraje, mayor espíritu, más larga visión. Nosotros debemos ser parte de la Nueva Raza que viene, abandonando sistemas prejuiciosos y debiendo nuestra inteligencia no a una nación sino a nuestros hermanos y hermanas dentro de la Comunidad Humana”. Palabras de Haile SelassieJahRastafari.
El pasado día 31 de agosto la asociación Bocanegracelebró una jornada de lo más fraternal en nuestra sede de Valles, tanto por la comida de hermandad previa a la asamblea anual, como por la posterior velada protagonizada por el reggae, quizá la música más amigable y conciliadora de las que han sonado por estos lares.
La corderada a la estaca -digna de mención-, a la que siguió la asamblea anual, dio para la comida y la cena, y a la vista de de la formidable cantidad de carne y osamenta que circulaba por aquellas mesas, más parecía que el experto cocinero nos hubiera asado un tiranosaurio.
Sobre las 20:30, y con numerosa peña en las puertas de la sede, la música empezó a sonar al más puro estilo soundsystem a través de la pinchada de dos miembros deAsgayah Sound, un colectivo de dj’s asturianos (TwindreadSegun y N'ast fayah selektahformado en el 2012 con el propósito de relanzar la escena reggae en Asturias, prácticamente inexistenteRitmos cadenciosos y sugestivos, que iban alternando todas las variantes de la música reggae, desde los clásicos rocksteady y roots hasta lotemas más modernos con influencias electrónicas. Tras la motivadora sesión, y mientras la gente no paraba de llegar y de ir llenando la sede, iniciaron el directo l@sasturian@s Irie Nanara (que esa noche debutaba en los escenarios, y así lo comentó emocionada al público presente) y Buenas Vibraciones, que la acompañaba a la guitarra. Sencillez, ritmo y compromiso en unas composiciones limpias y llenas de positividad,purificación espiritual y lucha contra el sistema dominanteque iban animando a un público más que receptivo.
La noche continuó con la actuación de la banda madrileñaBlueskanksexteto formado en 2007, y verdadero referente ya dentro del panorama nacional, que hace un reggae con influencias de otras músicas negras -blues, funk, soul- realmente delicioso. La banda, que a Valles acudió en formato trío acústico (dos guitarras y percusión)tiene ya tres discos en el mercado: ‘Landing’ (2009),Peace on you’ ( 2009) y ‘Taking Off’ ( 2011) al que se añade el reciente ‘The Wisserthe BetterFrom the inside’ (2013), en descarga gratuita en internetSi bienargumentan que su mayor apuesta es por la calidad de las composiciones y de las producciones, que cuidan hasta el último detalle, el directo no deja de ser exquisito igualmente. Elegancia y sentimiento absolutos, buen hacer instrumental, voces perfectamente armonizadas y consignas acertadas que reivindicaban los principios más elementales del movimiento reggae: respeto, bondad,hermandad, verdad, revolución... Una pena que este delicado e intimista universo, del que muchos estábamos disfrutando absolutamente encandilados, se viera ensombrecido por el desagradable barullo y griterío de la terraza, repleta y ajena por completo al desarrollo del concierto y que molestó tanto a los músicos como a los oyentes. El trío gustó, y mucho. Hicieron tres bises aplaudidísimos, vendieron discos y merchandising y se mostraron en todo momento de lo más cortés y atentos con el público que se acercó a saludarles tras la actuación. Unlujazo el concierto de esta banda, a la que hay que seguir de cerca, y que continuó con una nueva participación en el escenario de los artistas asturianos que iniciaron la noche,Irie Nanara y Buenas Vibraciones, a las que se sumaron los miembros de Blueskank y que continuó con una nueva pinchada hasta las tantas. Noche repleta de color, sentimiento, buenas vibraciones y efluvios caribeños, ideal para decir adiós a este cálido verano que hemos disfrutado en Asturias y del que hemos dado buena cuenta en Valles, siempre con el puntín Bocanegra que tanto nos caracteriza.







martes, 30 de julio de 2013

De FERRE y CAPITÁN CAVERNÍCOLA Blues Band 09/08/13

Léelo n'asturianu
El murciano De Ferre es un guitarrista bien curtido en la escena centroeuropea del blues, a la que llegó después de una vida llena de viajes, domicilios en diversas ciudades españolas y europeas, y participación en distintas bandas -fundamentalmente de jazz- donde inició su carrera. Ahora, con una nueva vida en Lieja (Bélgica) y tras dejar atrás su paso por el reconocido grupo holandés The Hoodoogang, se ha especializado en actuaciones en pequeño formato (trío), o incluso en solitario, como le disfrutamos el pasado viernes en Valles. Estudioso y amante de las raíces del blues, su repertorio se concentra en el Delta Blues, con canciones correspondientes a las décadas ’20 y ’30 del pasado siglo, revisando a los autores pioneros -Robert Johnson, Blind Lemon Jefferson, Spik James o el primer Muddy Waters- , a los que homenajea con refinadas versiones o con temas propios inspirados en ellos, recogidos, por ejemplo, en su último disco ‘Twelve Shades’.
El inquieto intérprete, que ya pasó por Valles en 2009 dejándonos un gran sabor de boca, ofrece una técnica depurada y un gusto selecto a la hora de componer e interpretar, acompañándose de diversos instrumentos como el dobro y el Lap Steel, o incluso los fabricados por él mismo con cajas de galletas o de puros.
Los temas están muy currados, ha pasado años perfeccionando un estilo que le permita actuar en solitario, -muy diferente al que esgrime cuando toca en una banda como guitarra solista o de acompañamiento-, teniendo en esta ocasión que combinar melodías con bajos y ritmo, para lo que utiliza con frecuencia el slide y el fingerpicking.  Y acompañándose también de la voz, que domina y empasta a la perfección con el instrumento. Se lo toma en serio, el hombre pasó dos años estudiando canto antes de atreverse a utilizar la garganta en el escenario, y eso se nota. Una voz áspera pero convincente acompaña a los ritmos intensos y sincopados de la guitarra, unidos a letras escritas en su día por los negros de la orilla del Mississipi en claves poéticas y metafóricas que intentaban saltarse la censura del momento, y que el intérprete fue presentando al numeroso público que llenaba la sede con un acertado rigor histórico. No faltaron los guiños a temas muy conocidos, como el ‘I just want to make love to you’, que ‘Chile’, el cantante de CCBB, acompañó con su armónica.
En la segunda parte de la noche, el blues volvió la cara hacia Chicago, evolucionando hacia el rythm and blues, el rock and roll y el swing de la mano de Capitán Cavernícola Blues Band. Un cuarteto de Avilés formado por los hermanos Luis y Pablo Fernández a la guitarra y el bajo, Alejandro Nelson ‘Chile’ a la voz y la armónica y el batería Charly Sevillano, que se acompañaban en esta ocasión con un trío de metales. La banda lleva más de 20 años funcionando con varios discos ya en el mercado- el último llamado ‘Blues Band’, presentado este mismo año-,  aunque lo que disfrutan con verdadero deleite es el directo. Genuinos animales de escenario, tocan habitualmente en festivales y garitos de toda Asturias y en distintas ciudades españolas, exhibiendo un show pleno de desbordante energía en el escenario, un festivo homenaje al rock and roll más genuino, interactuando permanentemente con el público y  buscando su complicidad, aunque en esta ocasión en Valles la gente parecía decantarse más por la escucha atenta que por el bailoteo generalizado. Empezaron presentando temas propios, llenos de ritmo como ‘Sueño’, ‘Ella me trata bien’, ´’Salgo por la noche’ o ‘Así no hay quien viva’ que da nombre a su último single y videoclip, entre los que iban intercalando conocidas versiones como el ‘I’ve got mu mojoworkin’, popularizado por Muddy Waters, el ‘Room to move’ de John Mayal o ‘La tierra de las mil danzas’ de Wilson Pickett. En el escenario la banda se desenvolvía con comodidad -tantos años juntos dan complicidad y solidez al grupo-  mostrando animosas introducciones, una base rítmica sencilla pero muy energética y resultona,  y un cantante que no paraba un momento en el escenario, bailando y espoleando al personal, encadenando temas que hablan de la vida cotidiana y del amor con constante toques de humor, y acompañándose de la armónica. El trío de metales, con Jorge Viejo y Tomás Fernández a los saxos, y Rubén Hernández a la trompeta, aportaba brillo y color a los temas, dándoles un toque más soulero y acercándolo también a las bigbands de los ’50.  El show transcurrió lleno de ritmo y dinamismo, acelerando al público que al final bailaba y coreaba los temas conocidos, como el ‘Born to be wild’ famoso por la peli  ‘Easy Rider’, y que terminó sudando la gota gorda.
En fin, una muy agradable noche de verano, calurosa y plena, la disfrutada en Valles, llena de referencias al blues que tanto nos gusta a los de Bocanegra, y que como siempre compartimos con los amigos y amantes de la música en directo, esa extraña secta.

Conchi Gálvez
CAPITAN CAVERNÍCOLA & DE FERRE 09/08/2013
Fotos: Nacho Sariego

martes, 16 de julio de 2013

HARMONICA CREAMS 27/07/2013

LÉELO N'ASTURIANU
La fascinación de los músicos japoneses por las músicas del mundo -alguna de ellas de un carácter tan local y endogámico como el flamenco- y su habilidad portentosa para la ejecución,  son hechos conocidos y que han dado pie a todo tipo de reacciones y comentarios, desde la contemplación ojiplática en youtube de jóvenes ejecutantes nipones, hasta la parodia y el chiste fácil.
Repasando la historia musical de los últimos años en Japón, pueden encontrarse en ella solistas y bandas de todos los estilos que han sabido absorber y replicar de manera sorprendente lo mejor de  la música occidental del último siglo, desde los pioneros grupos de rockabilly surgidos en los ’50 a la sombra de la moda norteamericana, hasta los más vanguardistas ejemplos de música electrónica, pasando por los estilos más representativos de cada década: el beat, el rock progresivo, la música disco, la new wave, o incluso el reggae.
Y con  la música celta, y aunque nos resulte un poco chocante, no podrían ser menos. Además de tener algunas discográficas especializadas, en Tokio se celebra anualmente un conocido festival celta que incluye, además de música y danza, exposiciones de arte y artesanía, seminarios y talleres. Existe también una organización llamada CCE Japón, que ofrece cursos sobre la mayoría de los instrumentos irlandeses,  y un consolidado circuito de pubs irlandeses, en los que es posible escuchar esta música en directo.
Con estos antecedentes no resulta entonces tan raro escuchar los sonidos del arco atlántico de manos de una banda del país del sol naciente. El cuarteto ‘Harmónica Creams’  está integrado por Yoshito Kiyono, armónica; Aiko Obuchi, violín irlandés; Koji Nagao, guitarra; y Toshi Bodhran, bodhran. Es una banda muy joven, formada en el año 2009, y ante la que se abre una imparable y fructífera carrera, tanto por la originalidad y singularidad de sus composiciones, como por su presencia en el escenario, llena de fuerza, elegancia y energía.
La banda resultó ganadora del Proyecto Runas el pasado año, un concurso destinado a la promoción de grupos de folk emergentes que desde el 2000 se celebra en el marco del Festival de Ortigueira. Dicho premio les aseguraba un hueco en la programación 2013 del afamadísimo festival gallego, donde tocaron el día 12 de julio, compartiendo el escenario con -entre otros- los míticos Gwendal, un verdadero sueño para ellos. Han tocado también en otros puntos de Galicia, Portugal y Asturias. En 2011 publicaron el álbum ‘Analyse de toucher’, cuyos temas presentaron en nuestra sede.
Hacen un folk celta nada ortodoxo -a pesar de que las influencias son palpables y tocaron varios temas tradicionales irlandeses con absoluto rigor-, pero su estilo va más allá, la presencia de la armónica le aporta esos matices que lo acercan al folk americano y el blues, y por otro lado, se aprecia también el peso de su propia música tradicional, que introducen en las composiciones.
El concierto empezó con un recuerdo para quienes perdieron la vida en el triste accidente de tren en Santiago de Compostela, y especialmente para el gaitero Santi Barral, quien durante varios años vivió y trabajó en Oviedo en los chigres más folkies de la ciudad, y al que se dedicó el concierto. Con el exquisito ‘Garage de Rome’ abrieron la noche, ante un público ya numeroso que esperaba con curiosidad y expectación, y que rápidamente se dejó seducir por el magnetismo de la banda. Dos medio tiempos, ‘Kazetowatashi’ y ‘Halcyon’ animaron ya al personal a mover los pies. El repertorio, dividido en dos pases, estuvo integrado básicamente por composiciones propias, salpicados por temas irlandeses muy conocidos, como ‘Abbey Reel’, ‘Ships are saling’ o ‘Turf Lodge’, inspirado en el famoso barrio de Belfast.
Un cuarteto muy bien compensado, en el que la armónica llevaba la voz cantante, pero el virtuosismo venía de la mano de la violinista Koji Nagao, que con una facilidad sorprendente  pasaba del folk al blues y al country, con sutiles toques jazzeros a lo Jean Luc Ponty. Una verdadera máquina de ejecución del instrumento, con un exquisito gusto y  un interesante estilo improvisativo. Por su parte, el ritmo venía dado por guitarra acústica muy correcta y animosa, siempre en su papel, y un percusionista más que acertado, que se fue creciendo a lo largo de la noche, reforzando su labor con el bodrham con el toque de platos y una cortina de barras que incrementaba el punto oriental de los temas en ciertos momentos. El protagonismo de la armónica fue indiscutible, enlazando melodía y largos solos que desde luego no tenían el toque lastimero y desgarrado del afilado aullido del delta, pero que transmitían otras emociones, desde mi punto de vista más cercanas al espíritu oriental: ingravidez, equilibrio, delicadeza y serenidad, aunque también hubo momentos de caña.
Con una sonrisa de oreja a oreja y un amistoso lenguaje corporal, Yoshito se esmeraba -como en una ‘Lost in translation’ al otro lado del espejo- en presentar los temas y comunicarse con un público que apenas le entendía, pero que respondía activamente a su discurso, más por las ganas y el buen rollo que por el propio mensaje, que mitad en inglés, mitad en un precario español, terminaba siendo un galimatías.
En el segundo pase, Yoshito y la violinista Aiko unieron sus voces en el emotivo ‘Requiem 11’,  una balada de dulce melodía, que en su día fue compuesta para los fallecidos en el terremoto de Japón,  a partir del cual, el ritmo de los temas y de la ejecución fue subiendo en intensidad y ritmo, al igual que la respuesta del público, que ya abarrotaba la sala, bailaba y acompañaba los temas con palmas. Acabaron con dos temas de lo más animado, ‘Chevere’ y ‘Matrix’, después de casi dos horas de concierto ante un público agradecido pero que hubiera seguido con ellos todavía un buen rato, pues la música en ningún momento llegó a cansar ni resultar repetitiva a pesar de su marcado estilo.
Desde luego, una experiencia muy sorprendente la vivida en Valles con los ‘Harmonica Cream’, que demuestra una vez más que la música es un lenguaje universal y que el feeling traspasa las barreras idiomáticas y culturales, creando momentos únicos e inolvidables. Enhorabuena otra vez a la asociación Bocanegra su acierto permitiéndonos disfrutar de esta maravillosa banda, y por la magia compartida el pasado sábado.
Conchi Gálvez
LÉELO N'ASTURIANU

HARMONICA CREAMS 27-07-2013
Fotos: Nacho Sariego

viernes, 21 de junio de 2013

PHOTOSURF&ROCK 06/07/2013

El pasado sábado 7 de junio recibimos en nuestra sede al trío gijonés ‘Miki y Los Dora‘, de estilo básicamente surfero, y cuyo nombre es homenaje al legendario surfista estadounidense de los años ’60, un tipo tan magistral entre las olas como inadaptado entre sus congéneres, un hombre solitario y antisocial, una outsider  que renegaba  del inmenso negocio que en torno a esa forma de vida se estaba cociendo en aquella mítica década, y que se ha convertido en una verdadera leyenda para los aficionados. La programación de la noche se completaba con una proyección en las pantallas de la sede y la terraza de un conjunto de fotografías y vídeos realizados por los mejores especialistas del género, que recogían instantáneas de distintas partes del planeta con la temática del surf y sus personajes como protagonista. Fotos de impresionante belleza y plasticidad, llenas de olas, tubos, espuma y cuerpos atléticos. Playas increíbles, palmeras y puestas de sol completaban la excelente muestra, dejando en el ambiente una sensación de frescor que nos venía al pelo en estas fechas tan calurosas que estamos disfrutando en Asturias.
La noche estaba especialmente agradable, los rescoldos del apabullante calor del día todavía hormigueaban en la piel,  la sangre fluía con ardor, y había sed. Cuando llegamos con los músicos después de cenar, la sede estaba prácticamente vacía, pero ya  con el inicio de la proyección fueron apareciendo los primeros asistentes, cuyo número iría creciendo a lo largo de toda la noche. A las 11:30 sonaban los primeros acordes sobre las tablas. A pesar de la juventud de la banda, formada este mismo año, el trío sonaba empastado y con aplomo, como corresponde a viejos amigos y colegas de escenario. Guitarra (Juan Toraño, cuyo padre resultó ser oriundo de Villamayor y que se pasó media noche compartiendo con los presentes viejas anécdotas familiares) y baterista (Coke Makaha) llevan dando caña en Kings of Makaha, la emblemática banda surfera de Gijón, más de cinco años, y el bajista (Padre Karras) también ha participado con ellos en otras formaciones, por lo que esta nueva  banda no es más que un punto y seguido en sus trabajos habituales, un reencuentro en torno al surf rock, el garaje y el rock apunkado.
A priori la banda decía tener repertorio para una hora aproximada, pero lo cierto es que el concierto se prolongó más de dos horas y cuarto, sin pausa y con prisa, mucha prisa. Los de Gijón mostraron sus gustos desde el primer momento: música sin complicaciones, pero muy viva, ritmos sesenteros  acelerados  e intensos, de esos que te hacen moverte de la cabeza a los pies, y un sonido directo y convincente. El público parecía tomarse las cosas con tranquilidad, a pesar de las ocurrencias y chascarrillos del simpático Coke Makaha, que apenas conseguían dar descanso entre tema y tema a ese ritmo frenético, pero como siempre ocurre en Valles la cosa iría animándose poco a poco.  
Batería y bajo sencillos pero efectivos y bien conectados daban a  la  base rítmica un beat y una solidez impecables, sobre los que vibraba la característica guitarra surfera de Juan Toraño, con ese sonido temblón, pleno de  reverb, y metalizado, mitad ingenuo, mitad perverso. El repertorio, digno de cualquier película de Tarantino y básicamente instrumental, con versiones de grandes como ‘The Ventures’, ’The Raybeats’, ‘The Trashmen’ ó Link Wraigse, se acompañó de un par de temas cantados por Coke, como el conocido ‘Twist del esqueleto’. Vertiginosos iban pasando unos tras otro los temas, sin solos ni recreaciones personales, pero con el calor y el ritmo en la sala subiendo por momentos.
Empezaron a despedirse aproximadamente una hora antes de acabar, pero el público estaba con ganas y siguieron con la misma marcha, o más, que al principio. Sonaron un par de bises de tono más oscuro y garajero, pero igual de gamberro, con versiones aceleradas de los Beatles, los Ramones, ó Jimmy Hendrix. En el enésimo bis, los músicos se bajaron del escenario para montar la batería en el suelo, donde  Karras aprovecharía sus habituales cinco metros de cable para moverse por todas las esquinas de la sala dando rienda suelta a sus provocadoras y desafiantes poses, mientras el guitarrista se movía alegremente entre el público, contagiándonos a todos con su frenesí.
Un concierto divertido y de lo más energético el de trío ‘Miki y los Doras’ que nos dejó sudando y con un buen rollo tremendo del que disfrutaríamos el resto de la noche. Hasta pronto amigos, y buena suerte!!

Conchi Gálvez

PHOTSURF&ROCK 6/07/2013
Fotos Nacho Sariego

lunes, 10 de junio de 2013

JURANDIR SANTANA&VAUDI CAVALCANTI 15/06/2013

Leelo n'asturianu
Todo el calor y el color de Brasil inundaron el pasado sábado la sede de la asociación Bocanegra con un cuarteto de lujo, cerrando así el ciclo ‘Otras músicas’ que ha ocupado nuestra programación durante el mes de junio. Vaudí Cavalcanti llegó a Asturias hace 20 años, y desde entonces ha ido convirtiéndose en un verdadero embajador y divulgador de la música de su país. Ya sea a través de los siete discos que tiene publicados, en los que incluye temas propios y versiones de sus artistas preferidos, ya en los shows en vivo con distintas formaciones -siempre acompañado de excelentes profesionales-, y con un buen rollo y una perseverancia envidiables,  el músico de Recife recorre incansable Asturias y el extranjero cual moderno apóstol de la bossa nova y la música popular brasileña surgida en los años ‘60, sin olvidar otros ritmos más tradicionales como el samba, el frevo o el forró. En esta ocasión, pudimos disfrutar de su innato ritmo y su musicalidad en Valles acompañado de un trío de ‘all stars’: Jurandir Santana, guitarrista procedente de Salvador de Bahía y recientemente afincado en Barcelona, es un músico de larga trayectoria, muy respetado en su país de origen, un verdadero ángel del brasiljazz, que une a su depurada técnica una elegancia y un sentimiento cautivadores. Por su parte, la maestría de Tony Cruz al bajo está lejos de toda duda, como ya lo ha demostrado en las distintas ocasiones en las que ha pasado por Valles. Con un potente y riguroso groove, dota a  la banda de un colchón rítmico robusto y sofisticado, lleno de matices, que aporta a cada tema un cuerpo especial. Difícil tarea la del batería suplente para acoplarse a este elaborado ritmo, y sin embargo Chema Fombona lo consiguió, superando la prueba con un notable más que alto. Envuelto en una liada de última hora para sustituir a Carlos Manckuzo, se subió al escenario sin un solo ensayo y sin conocer el repertorio. Solo los grandes son capaces de asumir estos retos de última hora, y Chema ha demostrado  que tiene un backgroud tremendo y una sangre fría  o caliente, según se mire extraordinarias.
El concierto empezó sobre las once de la noche, con la sede a medio aforo. Ritmos suaves y bossa nova llegaban de la mano del ‘Brasil pandeiro’, el ‘Falsa baiana’ del gran Joao Gilberto o el  ‘Eu te devoru’  y el ‘Sina’ de Djavan, que fueron dando paso a temas más marchosos, como el famoso ‘Fato consumado’ del mismo autor, y el primer funky de la noche, un poderoso ‘Jacksoul’, donde los presentes ya irremediablemente nos mecíamos sin poder parar, hipnotizados por esas mágicas cadencias. Los impecables solos de Jurandir  al que siempre llamo ‘el Benson de Bahía’ por la similitud en el estilo, la limpieza y el gusto de sus fraseos con el famoso norteamericano, y por esa técnica tan bensoniana de cantar las notas en las improvisaciones que no se cómo se llama-, nos iban subiendo al cielo por momentos. Tras un breve descanso, Vaudí y Jurandir subieron al escenario para interpretar la intimista versión que hiciera en su día Caetano Veloso del ‘Billie Jean’ de Michael Jackson, para dar paso, ya con los cuatro músicos en plena forma sobre las tablas, a la parte más cañera de la noche, y así, bailando sin parar disfrutamos -con la sede y la terraza llenas ya- de temazos como el conocido y dulce ‘Capim’, de nuevo el funky con ‘Olhos coloridos’ de Sandra de Sá, o el ‘Linha de passe’ del enorme Joao Bosco. Las referencias al Brasil más folklórico y rítmico llegaron con la versión de ‘Qué bloco é esse’, típica marcha de carnaval del nordeste brasileño, y el ‘Morena tropicana’, con el que Vaudí reivindicó sus raíces pernambucanas. La banda sonaba muy caliente, sólida y compacta, y el buen sonido permitía distinguir con claridad las florituras de cada uno de los músicos, cada quién en su papel con una maestría admirable.
Tras el anuncio de la despedida y los espectaculares solos de bajo y batería, la banda nos ofreció un par de bises, el primero interpretando el precioso ‘Samurai’ de Djavan, que Vaudí dedicó a su amigo y antiguo colaborador Juan Florenti, bien conocido por estos lares, terminando con el famoso ‘Flor de Lys’ cantado en español y portugués. Una gran noche de fiesta en la que los presentes disfrutamos muchísimo, tanto desde abajo como desde el propio escenario, como así nos comentaron los músicos al terminar la actuación, y que dejó el espíritu pleno de agradables sensaciones a los muchos aficionados a la música brasileña. Quiero destacar también la cordialidad de estos grandes músicos, así como su humildad y sencillez, que los hace aún más dignos de admiración, y que a veces es tan difícil de encontrar, en la música y en la vida en general.

Conchi Gálvez.
Léelo n'asrurianu
JURANDIR SANTANA&VAUDÍ 15/06/2013
Fotos: Nacho Sariego

miércoles, 5 de junio de 2013

SOSTENUTO - CUARTETO CUERDA 08/06/2013



Léelo n'asturianu
Apasionante e intenso, así se puede calificar el concierto ofrecido por el cuarteto Sostenuto el pasado sábado 8 de junio. Fueron fieles a su repertorio en el que interpretaron la obra de F.J. Haydn : cuarteto op.64 n 1 en Do mayor con tres partes I allegro moderato, II andante y III allegro, y la obra de G. Fauré cuarteto op.121 en Mi menor, I allegro moderato, II andante y III allegro.
Al igual que en los anteriores conciertos dedicados a este género el poder de convocatoria ha sido un éxito llegando a colgar el cartel de completo. 
Un público muy atento y concentrado en la gran interpretación de SOSTENUTO ovacionó continuamente al grupo y más al final tras una selección de tangos con la que pusieron un perfecto broche final al concierto. 
Damos las gracias a esta formación por haber atendido nuestra invitación y ofrecernos una tarde noche diferente y maravillosa.
Léelo n'asturianu
SOSTENUTO 08/06/2013
Fotos Nacho Sariego

jueves, 23 de mayo de 2013

CONCIERTO/MUESTRA PABLO CANALÍS 01/06/2013

Leelo n'Asturianu
¿Sabías que el sonido de los gongs puede viajar kilómetros y que en la antigua china se utilizaban como elemento de comunicación entre aldeas distantes, que los buzzticks de bambú reproducen sonidos de animales y se utilizaban por los habitantes de Indonesia para espantar depredadores en la selva, o que las arpas de boca fueron moneda común de trueque en Australia, donde los primeros conquistadores se las entregaban a los aborígenes a cambio de la propiedad de enormes extensiones de tierras?
Estas y otras curiosidades fueron ayer amenamente desveladas por Pablo Canalís -músico avezado, conocido bajista del grupo de rock progresivo Senogul  y entusiasta estudioso de los instrumentos del mundo- en una charla incluida en la programación que la Asociación Bocanegra dedicará durante el presente mes de junio a ‘otras músicas y sonidos’. Pablo lleva investigando en este tema que le fascina desde hace más de 7 años, conoce numerosísimos instrumentos y ha utilizado más de 50 en las composiciones que forman parte de su  reciente disco ‘Folclores Imaginarios’.
Ante un escaso pero interesado público, Pablo fue desgranando, en una fascinante charla de  de más de dos horas de duración, el origen y la evolución de diversos instrumentos de los cinco continentes -algunos utilizados ya en el neolítico-, incluyendo aspectos relacionados con los materiales de los que están hechos, sus peculiares mecanismos de sonoridad o sus usos sociales (ritos chamánicos,  fiestas de la cosecha, ofrendas, rituales de paso), en una verdadera demostración de conocimientos etnomusicales. La ponencia incluyó demostraciones en vivo de los instrumentos -en solitario o acompañado por Pedro Menchaca y Guzmán Argüello- así como  de un documentado apoyo audiovisual.
Siguiendo la clasificación ideada por los musicólogos Curt Sachs y Erich Hornbostel en 1914, basada en las propiedades físicas de cada instrumento y el modo de generación del sonido, Pablo fue presentando los instrumentos en cuatro categorías: Aerófonos (Viento); Idiófonos (Percutidos); Cordófonos (Cuerda) y  Membranófonos (Percusión). Así, uno tras otro fueron pasando ante nuestros ojos y oídos artefactos de nombres tan sugerentes como marínbula, udu, kalimba, cuenco cantor, didgeridoo, palo de agua, kaval moldavo, ó springdrum,  utilizados desde tiempos remotos en la música popular del Caribe, Asia, Africa y Oceanía. Una clara demostración de la riqueza y diversidad de la música como lenguaje universal y soporte de las manifestaciones culturales que los pueblos y etnias surgidos en diversos puntos del planeta han sabido crear a partir de los recursos naturales de su entorno. Valiosos testigos que se han  transmitido de generación en generación hasta nuestros días y, sin embargo, han sido ignorados e invisibilizados por la arrogante cultura occidental, permaneciendo desconocidos para la mayoría de nosotros, y descubiertos en los años ’70 por la escena del jazz, el rock progresivo y la fusión.
Agradecemos a Pablo Canalís & amigos la interesante experiencia compartida el pasado sábado en Valles y le deseamos mucha suerte en sus presentes y futuros  proyectos, dotados siempre de una singularidad excepcional y un peculiar sentido creativo.

Conchi Gálvez
Léelo n'Asturianu
PABLO CANALIS
Fotos Nacho Sariego

sábado, 4 de mayo de 2013

THE MUGGS EN CONCIERTO 17/05/2013


El pasado viernes 17 de mayo, y para nuestra alegría, pasó por Valles ‘The Muggs’, enorme trío de blues-rock integrado por Danny Methric a la guitarra y la voz, Tony DeNardo al bajo  y  Todd Glass a la batería.
La expectación y las ganas eran considerables. El grupo venía avalado por varios premios y reconocimientos en su país, y por las exitosas giras europeas que ya les habían traído a España en tres ocasiones.  La de este año, que les llevará además a Alemania, Holanda, Francia e Italia, corresponde a la presentación de su doble disco ‘Full Tilt’, grabado en directo en 2012, y que incluye temas de los anteriores ‘The Muggs’(2005), ‘On With The Show’ (2008) y ‘Born Ugly’(2011). 
La banda llegó puntual a la prueba de sonido, que se resolvió ágilmente y sin problemas,  apenas unos minutos de pequeños ajustes y control de volúmenes sin tener que dar más vueltas, y donde  ya percibimos que se nos venía encima una noche de las grandes. En la cena se mostraron muy cordiales y comunicativos.  Son tíos sencillos, que disfrutan del placer de viajar y ver mundo, a los que les gusta hablar y conocer gente.  Afirman que han tenido suerte y que las cosas les van bien para ser, según sus palabras  “una sencilla banda de rock and roll de Detroit como otras muchas” que ha tenido el privilegio de poder salir de su país  y girar por Europa ya en cuatro ocasiones.
En torno a la mesa  charlamos de su historia en estos 12 años de existencia , de la música que les gusta: The Beatles, Led Zeppelin  Rory Gallager -lo de Danny por este hombre es adoración-, Humble Pie, Muddy Waters, BB King, Taj Mahal, The Who, the Kinks, Black Sabbath, Howlin wolf , Albert King y otros muchísimos.., de lo mal que se come en Detroit y lo bien que se come en España ( incluída foto mítica de un huevo frito con arroz que Tony envía sus colegas), -y de “vaya rico que está el vino”-, del precio que están alcanzado las reventas para el concert de Springsteen en el Molinón ( quedan flipados), de lo bien que suena nuestra sede…en fin, de lo de siempre pero con muchas risas.
Sobre las 11.30, y con la sala de Valles muy ambientada, los músico suben por fin al escenario. Los primeros acordes del blues  ‘6 to midnite’, el tema con el que abren el concierto, son contundentes. El público, que está con ganas, se frota las manos, y da el aprobado ‘ipso facto’. Sin respiro siguen con ‘Sturm und Drang’, más reposado pero contundente y ‘Hats off to  Mr. Beardsley’. El guitarrista es muy versátil, encadena riffs clásicos y solos de lo más personal con total naturalidad, acompañándose de una voz un pelín rota y genuinamente rockera. Tras ‘Losing end blues’, de influencias  ZZtopianas llega la primera versión de la noche, el tema ‘I take what I want’ de Rory Gallager’, que la peña recibe con alegría. Tras esta, en la sugerente ‘Said and Done’,  Danny nos mete de cabeza en la psicodelia tras una intro más endurecida, y se acelera con ‘Doc Mode’, donde luce con fiereza sus camaleónicas facultades. Por su parte, el resto de la banda no para tampoco. Tony toca el bajo a través de un teclado. Un accidente vascular le dejó hace unos años la mano derecha insensible, pero ha logrado adaptarse a este nuevo instrumento y guía la sección rítmica en buena complicidad con la alocada y magnífica batería, que parecen tres.
Tras un descanso, la segunda parte revienta el escenario con una más que zeppeliana  ‘Never Know why’. El público ya está caliente y celebra cabeceando al unísono temazo tras temazo. Tras ‘Need ya baby’ y ‘Gonna need my help’, encadenan tres versiones: un personal y robustecido ‘Help’ de los Beatles, al que sigue un nuevo homenaje a Gallager con ‘Used to be’ y la conocida ‘Rattlesanake shake’ de Fleetwood Mac. Tras casi dos horas de humeante concierto los músicos quieren despedirse, pero la sala, hirviente y agitada, pide más. Nos regalan aún un par de bises que la gente, en pleno arrebato, agradece con sinceridad.
Tras el concierto, saludos, fotos con todo el mundo, firma de discos, cervezas y buen rollo generalizado. El subidón todavía nos duraría un buen rato. Una noche más de magia y rock and roll en Valles; es lo que nos gusta y es lo que queremos.  Y se nos da de maravilla, oye !!
Conchi Gálvez
LÉELO N'ASTURIANU
Traducción de Miguel Isla

THE MUGGS 17/05/2013

miércoles, 20 de marzo de 2013

II ALCUENTROS DE MÚSIQUES FECHES N'ASTURIES



Qué por mayo era por mayo cuando hace la calor, cuando los trigos encañan y están los campos en flor..’. Así daba vida Berto Varillas al sentido y anónimo ‘Romance del prisionero’ sobre un sorprendente ritmo de ranchera el pasado jueves en Valles. Nada que ver con la noche fría, húmeda y lluviosa -pero muy asturiana al fin y al cabo- con la que se abrieron los II Alcuentros de Musiques feches n’Asturies. Una apuesta de la asociación Bocanegra por las músicas de raíz en la que tuvimos la ocasión de disfrutar de bandas de muy diferentes estilos, que por momentos nos hicieron viajar por los más  pintorescos rincones de nuestra tierrina.
Empezamos el jueves con Bon Tastu, trío integrado por Fernando Oyagüez, Gonzalo Pumares y Xurde Fernández, antiguos componentes de conocidos grupos del ámbito folk como Blima, Felpeyu y Corquieu y que estrenaban en Valles su nuevo proyecto. Presentaron un repertorio basado en arreglos propios de diferentes melodías tradicionales asturianas (N’el portalín de piedra, saltón del centru, El garrotín, Xuanín de Mieres, saltónd’Urbiés..) y algunas composiciones propias, alternando con temas tradicionales bretones y reels y jigs escoceses. Sencillez y dulzura aportadas por el ritmo de la guitarra acústica, la flauta travesera y el violín; un folk ‘de cámara’ adornado por constantes improvisaciones y sutiles detalles de los intérpretes. Tal y como si estuviéramos sentados al calor del llar en una cabañina del Sueve,  en un ambiente íntimo y cálido, nos dejamos envolver por unas melodías a veces suaves y tranquilas como el orbayu en el verano, otras inquietas y revoltosas, burbujeantes como un de arroyo de montaña. Juanjo Díaz, percusionista de la Mining Company, les acompañó con el  bodrhán en un par de mixes, el primero compuesto de tres melodíes tradicionales asturianes: Fuiste al Carmín de laPola/Barganaz/Danza san Roque, y el segundu de tres reels irlandeses: Cregg's Pipes/Uist Reel/JohnDoherty's.
A continuación, y para sumergirnos en el ambiente del chigre más genuino, ese donde la parroquia arregla el mundo y entona cancios populares compartiendo unas botellinas de sidra,  subieron al escenario los integrantes de la Asturiana Mining Company. Una banda más que consolidada dentro del folk en nuestra región, poseedora de una amplia e interesante trayectoria que podríamos calificar de  arriesgada  e innovadora. El grupo fue fundado en 1998 por el archiconocido Michael Lee Wolfe, y por él han pasado reconocidos músicos de la escena asturiana, hasta llegar a la formación actual integrada por el citado Lee Wolfe a las guitarras, Berto Varillas a la voz, gaita y flauta, Juanjo Díaz y Sergio Pevida a la percusión, Mario Gutierrez al acordeón -sustituyendo a la explosiva María Álvarez-  y los coros de las ‘golden sisters’ Gema y Silvia Fernández (Puri P., te echamos de menos), la segunda aportando también bajo eléctrico y guitarra al grupo.
Se  definen a sí mismos como un laboratorio o taller de ideas para la experimentación y el aprendizaje, aspectos que sin duda se aprecian en todo su repertorio, donde piezas y cantos tradicionales se reinventan con arreglos eléctricos de lo más actual, mezclando con maestría el blues y los espirituales con las vaqueiradas, pasodobles y muñeiras. En Valles ofrecieron un repertorio integrado por temas de su ya numerosa colección de publicaciones, con especial protagonismo del último disco, Sones por Berto Velasco, publicado en 2011: ‘Baila, galleguina, baila’, ‘Los Curas’, ‘La Mitad la mio cama’ o ‘Carolina’. Este disco es un homenaje de Berto Varillas a su padre, gran luthier y para muchos ‘reinventor de la gaita asturiana’ e incluye el bonito tema ‘Si nun conoces Val.louta’, Premio al Meyor Cantar y Premiu del Públicu del festival Liet Internacional, ambos en 2012. Hablar de la trayectoria profesional de cada uno de los integrantes de la banda daría para llenar tres cuadernos y por eso no lo vamos a hacer, más cuando la formación responde a un formato compacto y coral, donde no se busca el protagonismo individual, pero todos brillan con luz propia. Así, en un momento dado pudimos fijarnos  en una elegante y afunkada línea de bajo, regodearnos con un estimulante punteo en la guitarra, adivinar la complicidad rítmica de los dos percusionistas -bodrhan y pandero vs. caja, cencerro y cajón-,  o  dejarse ir, todo ojos y oídos, a los juegos del armónico acordeón. La enérgica y decidida voz de Berto Varillas no admitía bromas, y se amoldaba de maravilla a los  ubicuos coros y la puntual y ebullescente presencia de la gaita. Un sonido sólido, compacto y muy elaborado el de esta banda que finalizó su actuación en Valles con  la  emotiva ‘Trova del mineru’ que formara parte de la BSO  de la película ‘Pídele cuentas al Rey’  y que el público escuchó desde un vibrante respeto, como el resto del concierto.
La noche del viernes, de la mano de Xera y sus sugerentes atmósferas, volamos a los rincones más remotos y atávicos  de nuestra geografía: picos afilados, profundas gargantas, acantilados abiertos a los vientos cantábricos y valles escondidos y verdes parecían envolvernos y llamarnos desde el escenario. Interculturalismo y amor a la naturaleza y las tradiciones de la tierra que los vio nacer son las premisas en las que se basan las composiciones de esta inusual banda, que mezcla lo arcaico y lo contemporáneo con gran originalidad.
Nacidos en el año 2004, Xera tiene ya tres discos en el mercado, Lliendes, Terra y Llume, todos publicados bajo la licencia Creative Commos, donde unen con acierto la música electrónica con la tradicional asturiana, que han sido acogidos con muy buenas críticas. Este año recibieron el premio AMAS al mejor directo, y sin embargo, apuntaban durante la cena lo poco que se sienten reconocidos en Asturias, siendo sin embargo reclamados por numerosos festivales de ámbito internacional.
Ya en el escenario, la actividad era frenética. Cinco músicos multi-instrumentistas, que continuamente alternaban posiciones, y cambiaban de instrumento, combinando con naturalidad los tradicionales - violín, el bouzouqui, ravel, zanfona, bodrhan o  gaita- con la batería electrónica y los sintentizadores. Las singulares composiciones, con títulos tan alusivos como ‘Tierra’ -Premio Meyor Cantar 2010-, ‘Sol’, ‘Una Llume’, ‘Espertar’ o ‘Vientos’, hablan del nacimiento de una nueva conciencia, la trascendencia de los sentimientos y la necesidad de un cambio en nuestros planteamientos como sociedad y como individuos. Acompañando a una voz de matices élficos, las bases electrónicas y las grabaciones de poetas asturianos completaban el ambiente onírico y evocador, echándose un poco de menos alguna proyección de fondo que hiciera ‘el viaje’ más definitivo.
Vérval, el vocalista y miembro fundador del grupo junto a la instrumentalista Flavia agradeció en varias ocasiones la apuesta por la cultura hecha y consumida desde lo rural, una cultura que en su opinión debe de ser LIBRE y abierta, y abogó por la persecución incondicional de los sueños y metas que muchos pensarían imposibles, pero que tanto en el pasado como en el presente han guiado el devenir de los inconformistas y han ido cambiando el mundo. La banda conectó con un público numeroso y atento que les pidió tres bises, y solo al final tímidamente se animó a danzar los últimos temas.
La noche del sábado nos metimos en las trincheras de la Asturias más urbana, reivindicativa y rebelde. Abrió Stroza y su Banda Gansa, el proyecto puesto en marcha en 2010 por Tante Blanco,  quien en su día fuese fundador de Los Berrones. Tante se ha rodeado de una completa banda, con la que se le veía cómodo y a gusto, para presentar en Valles los temas de su disco Música de Garrafón, que tanto en sus letras como en su estilo músical nos recordó mucho al citado grupo Berrones, histórico ya en la crónica del rock de nuestra región.
Música de Garrafón encierra un pop-rock fresco y resultón, lleno de letras divertidas y sinceras, que destilan la socarronería de la Cuenca por todas las esquinas y que sirven tanto para dar caña a quienes nos manipulan y roban impunemente -Atraco en el banco-, a los listos y arrogantes que van por la vida dando unas lecciones que nadie necesita -en el Blues de los zoquetes-, o a quienes practican un amor barato y sin compromiso -en Aquí te pillo, aquí te mato-
Ante un público cómplice que fue llenando la sede, la Banda Gansa, formada por Javier Barrigón a la guitarra solista, Marcos Martinez al bajo, Turo Fernández a la batería y Pelayo a los teclados respondía de manera sólida y compacta a la presencia del solista, apoyándolo con coros y acertados solos, homenaje a los más genuinos grupos de rock americano. Incluyeron también una bonita versión de una balada de The Eagles sobre un amor no correspondido -Serenade- y volvieron dar caña, en una  apasionada defensa del rock auténtico frente a la perturbadora ‘música de garrafón’ apoyada desde las multinacionales y los mass-media en el tema que da nombre al disco.
A continuación, y con la sala y terraza abarrotadas, llenaron el escenario los candasinos Skama la Rede, una actuación que ya esperábamos desde los pasados Alcuentros y que puso la sede de Valles ‘pates arriba’. Celebrando su primera década en activo, tocaron temas de sus tres discos La nuesa historia, Echaos a la mar, y Ye too mentira, y adelantaron en primicia cuatro de los que formarán parte del nuevo álbum, que esperan grabar este año. Un repertorio amplio que incluyó temas ya míticos, como ‘Internacionalista’ y ‘Condenau’, Premios al Meyor Cantar 2006 y 2009, respectivamente, y otro sin fin de ellos como ‘Asturies Borracha’ ‘Días de Comedia’ ‘Yes Mongol’ o ‘Ni un pasu atrás’ verdaderos himnos que la peña coreó y bailó a un ritmo frenético. Nos ofrecieron un directo lleno de ska, contagioso y estupendo por impetuoso, divertido y genuino. Son reivindicativos de principio a fin, llevan apostando desde sus inicios por la oficialidad de la llingua asturiana y la auténtica revolución en todos los sentidos, sin concesiones a un sistema que critican con contundencia.
La banda - formada por Miguel Fernandi ‘Burilo’ a la voz, Eduardo Fernández y David ‘Suárez’ a las guitarras, Fonso Sánchez al bajo, Fer Ortiz a la trompeta Xandru Vega a la gaita y Jose Angel Rodriguez ‘Llou’ a la batería- es pura energía y disfrutaron sin moderación en el escenario tanto como nosotros abajo. El carismático vocalista, que no paró ni un momento, animaba a un público entregado y en plena ebullición que no necesitaba más empuje, coreando temas puño arriba y pasándolo de miedo.
Un fin de fiesta inmejorable para estos ‘II Alcuentros con les músiques feches en Asturies’ que seguramente tendrán continuidad en años sucesivos y que nos han dejado un saborín de boca riquísimo.
Conchi Gálvez.

II ALCUENTROS M.F.ASTURIES

Fotos: Nacho Sariego
Dos videos que nos dejaron nuestros amigos de www.conciertosenasturias.com

HEMEROTECA DE LOS CONCIERTOS Y ACTIVIDADES

DONDE ESTAMOS


ESCENARIO DE LA SEDE SOCIAL