jueves, 24 de mayo de 2012

CONCIERTO DE OLIVENZA 2/JUNIO/2012

El sábado 2 de junio, a una hora inusual –las ocho de la tarde- , se presentan en Valles, el trío Olivenza.
Cira –originaria y vecina de Badajoz- canta y se acompaña con la guitarra acústica y a veces, el pandero. Raúl hace segundas voces e interpreta guitarras acústica y eléctrica, portuguesa –él es un luso sin fronteras-, la trompeta –habitualmente con sordina- y una tímida inclusión de gaita gallega en un tema. David interpreta el contrabajo.
Concierto acústico de intensidad inenarrable: habría que haber estado allí para entenderlo.
Al entrar y ver sillas en el patio, ya era evidente que no tocaba saltar y bailar. Era un espectáculo visual y sonoro lo que nos anunciaban iba a suceder. Había un deseo no confesado de que apetecía mucho cambiar el estilo imperante en las últimas citas musicales, tan rockeras ellas.
El cielo encapotado, poco más de quince grados, y el sonido de la lluvia, golpeando fuertemente en los tejados se habían aliado con la música para ofrecernos un viaje sonoro por el mundo Olivenza: El Mediterráneo, el calor y color de Andalucía confluían en la voz de Cira con la fría brisa del Atlántico, que arrastraba a su paso el fado de Lisboa y Coimbra para crear un crisol de esencias mestizas en su garganta. En español, portugués, un tema en francés… su voz era secundada por un universo sonoro propio.Hubo concesiones al Fado: Canção do Mar, Os Indios da Meia Praia… pero el trío no es un grupo fronterizo: sería fácil la metáfora, pero inexacta. Son una confluencia de músicas: hispano- luso-folk-independientes-, de factura propia que suenan a Olivenza. La Saudade no se conjuga con nada: así lo definen categóricamente los fadistas, pero... si en Valles no hubo Saudade -que sólo la pueden sentir los portugueses, afirman nuestros vecinos ufanamente-. Sí enormes dosis de: melancolía, deleite, sosiego y alegría… todo junto. Cira, genialmente arropada por Raúl y David (que es de Lérida), derrocharon canciones y músicas para un público tan respetuoso como intergeneracional que sintió y aplaudió con fuerza a unos intérpretes que devolvieron aplausos y sonrisas en una complicidad de afectos en un concierto de sentidos y sentimientos.
Francisco Lozano

OLIVENZA
se os van a poner los dientes largos.......pero bueno...seguro que vuelven
.

lunes, 21 de mayo de 2012

HELP ME DEVIL 19/MAYO/2012

La noche del sábado se sentía algo más que fresca, con lluvia al acecho.
En la sala de la Asociación nos encontramos a una peculiar banda: Juancar: voz y guitarra, Mario: bajo, y Julia: percusión . Son “Help Me Devil” que llenaron el espacio del local de: rock and roll, rockabilly, algunos aromas country rock, y muchas melodías más de su propia cosecha: fruto del largo recorrido de Juan Carlos Palangre y Mario Vega por la escena musical madrileña y un enlace neoyorkino.
Además de presentar su único disco homónimo, “Help Me Devil” interpretaron temas del nuevo disco que están preparando, y que les llevará a Nueva York –como en su ópera prima- , que contiene más guitarras, el apoyo vocal de Tami Lynn (“Free Off Your Spell), piano y órgano Hammond.
Su sonido y estilo es más americano que británico y están más cerca de The Cramps que de Stray Cats. La voz de Juancar –Julia hace coros- es clara, precisa, correcta, muy apropiada para un rock de garaje. Se acompaña de una guitarra electroacústica muy adecuada para ello: una White Falcon electroacústica. Julia toca de pie, una caja, dos platos y un bombo. Le pregunté al final del concierto si le parecía un tanto escaso. Ella me contestó que era suficiente, que comenzó con el punk y con esos medios, y se siente agusto con lo que tiene.
Help Me Devil sonaron más que bien o mal –no se puede expresar en ese binomio-, correctos, aunque el adjetivo que mejor califica su música, directo y puesta en escena es “Auténticos”, un rock and roll primitivo y original. Demostraron que con una guitarra, un bajo (ambos en amplificadores ¡de válvulas!), una exigua percusión, ideas claras y sencillez se consigue que “menos sea más”.
Tan sólo sonaron dos temas ajenos: “Tutti Frutti” (Little Richard) y Chicken Walk (Hasil Adkins), en la despedida. Un concierto que sentimos casi en familia.
No necesitaron la ayuda del diablo, pues como manifiestan en el primer tema de su disco: “God told me to R´n´R”.                                 
 Francisco Lozano

HELP ME DEVIL 19/04/2012

HEMEROTECA DE LOS CONCIERTOS Y ACTIVIDADES

DONDE ESTAMOS


ESCENARIO DE LA SEDE SOCIAL